(horizontal-x3)
Muchos restaurantes abrieron sus puertas, otros se fueron a la bancarrota. (Archivo)

En el año 2016 fueron decenas los negocios que se acogieron a la Ley federal de Quiebras para protegerse de sus acreedores, y así ganar tiempo para reestructurar sus finanzas y salir a flote.

En la lista de casos radicados hubo restaurantes, compañías de construcción, tiendas de ropa, colmados, farmacias, panaderías y vaquerías, por mencionar solo algunos tipos de negocios.

Una de las quiebras más sonadas fue el de la institución educativa MBTI, que en septiembre cerró sorpresivamente las puertas de sus recintos y dejó en la calle a cientos de estudiantes. Su deuda ascendía a $16 millones.

La compañía American Parking Systems, que preside el empresario Miguel Cabral, radicó quiebra en abril, el mismo día que el Departamento de Hacienda embargó sus negocios por deudas con el Impuesto sobre Ventas y Usos (IVU). Originalmente, la empresa radicó el caso por $21 millones, pero no incluía a todos sus acreedores. La deuda total asciende a $51.7 millones, según informó luego el Boletín de Puerto Rico.

Mientras muchos restaurantes abrieron sus puertas, otros se fueron a la bancarrota. Uno de ellos fue el exclusivo Budatai en el Condado, propiedad del chef Roberto Treviño y de Paco de Juan. Out of this World, Inc., la corporación dueña del restaurante, adeudaba $400,000.

Asimismo, el diseñador Gustavo Arango, con atelier en la avenida Roosevelt  y una tienda en The Mall of San Juan, se acogió en junio a la protección federal tras tener deudas ascendentes a $280,000.

Otros negocios que radicaron quiebra este año fueron: Islandwide Express ($9.5 millones); Vassallo International Group ($9.7 millones); Parador Villas de Sotomayor en Adjuntas ($3.1 millones); Closet Ways ($216,445); Komodidad Distributors, que hace negocios como Gatsby ($50 millones); JC Jeweller’s, haciendo negocio como Oro Centro ($1.45 millones); y El Piex Puertorriqueño ($14.9 millones).


💬Ver 0 comentarios