Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Gobierno pagaría un interés de 785% (horizontal-x3)
Puerto Rico posee unos $37,800 millones en bonos de apreciación de capital (CAB, en inglés), pero el principal subyacente de esa obligación solo ronda $4,300 millones. (Archivo / GFR Media)

Un reporte del Instituto Roosevelt asegura que varias de las emisiones de bonos emitidas por Puerto Rico tienen términos parecidos a los controversiales préstamos de día de pago (“payday loans”) y que se consideran como financiamientos de usura.

El reporte breve, que lleva la firma de Saqib Bhatti y Carrie Sloan, también agrega que al menos $33,500 millones de la deuda de Puerto Rico corresponden a intereses acumulados en bonos de apreciación de capital sobre los cuales el Gobierno pagaría una tasa de interés equivalente a 785%.

Según el reporte, en el que hay una nota que subraya que las cifras del Gobierno puertorriqueño “no son confiables” y que se requiere una auditoría completa de la deuda de la Isla, Puerto Rico posee unos $37,800 millones en bonos de apreciación de capital (CAB, en inglés), pero el principal subyacente de esa obligación solo ronda $4,300 millones. Como resultado, la diferencia representan los intereses acumulados durante la vida de tales bonos para un rendimiento de triple dígito.

Según Bhatti y Sloan, en los bonos de apreciación de capital, el principal adeudado crece porque el interés se agrega al principal adeudado, resultando en intereses compuestos.

“De esa forma, un CAB es la versión municipal de un préstamo de día de pago”, reza el reporte.

Según el análisis, el 63% de los bonos emitidos bajo la Corporación para el Financiamiento del Impuesto a la Venta (Cofina) son bonos de apreciación de capital.

El informe alega que el principal subyacente en los bonos Cofina apenas ronda $3,300 millones.

Los estados financieros del Gobierno, así como los distintos prospectos de emisiones Cofina plantean que el principal “inicial” que adeuda esa corporación ronda unos $15,000 millones. A esa cifra se agregarían intereses para totalizar $54,197 millones al cabo del año 2057.

De acuerdo con el informe, publicado bajo el programa Refund America Project, al presente algunos de los CAB de Puerto Rico trafican en el mercado secundario por unos cinco centavos de dólar. “Eso significa que los bonistas esperan hacer 95 centavos de ganancias por cada 5 centavos que invirtieron para un rendimiento sobre la inversión de $1,900 millones”, subraya el documento.

El reporte del Instituto Roosevelt se publica a solo semanas de que la Comisión para la Auditoría del Crédito Público de Puerto Rico también publicara un controversial análisis de preauditoría acerca de la deuda de la Isla, señalando que casi la mitad de los $68,000 millones vigentes en deuda emitida por la Isla puede ser ilegal, pero por razones distintas, como exceder el margen constitucional de servicio a la deuda o el refinanciamiento de bonos, extendiendo la vida de estos por más tiempo del permitido en la Constitución.

Según Bhatti y Sloan, solo en los CAB emitidos por Cofina, los banqueros de inversiones que tramitaron estas emisiones facturaron $221 millones en comisiones. El informe asegura que Citigroup (que ahora actúa como asesor en la renegociación de la deuda para el Gobierno de Puerto Rico), Goldman Sachs, Lehman Brothers, Merrill Lynch, Morgan Stanley, Santander, Prudential y UBS actuaron como los banqueros que vendieron los CAB de Cofina.

“Cualquier reestructuración debe poner los intereses de la gente de Puerto Rico primero y debe asegurarse de que los acreedores no tengan oportunidad de lucrarse del sufrimiento en la Isla”, dijeron los analistas al insistir que el asunto es particularmente importante con los CAB, considerados como instrumentos “de usura y extracción”.

El análisis urge a la cancelación del interés acumulado de 785%, porque este implica “dinero que nunca el Gobierno tomó prestado”. “Es pura ganancia para los inversionistas”, se agrega.

“Los bancos de Wall Street deben forzarse a devolver las comisiones que cobraron a la Isla por estructurar estos préstamos (de usura), muchos de los cuales son potencialmente ilegales. Los bancos pusieron la mira en Puerto Rico para estas transacciones depredadoras y deben rendir cuentas”, indica el comentario.

El proyecto Refund America es parte de los trabajos del Instituto Roosevelt, a su vez vinculado a la biblioteca presidencial y museo del presidente Franklin Delano Roosevelt. Buena parte del marco institucional de Puerto Rico, precisamente, se gestó teniendo como telón de fondo la tesis del “nuevo trato” impulsada por el presidente estadounidense para encarar los efectos de la Gran Depresión.

Refund America se centra en identificar los problemas estructurales en el sistema de financiamiento municipal, que según la organización están costándoles miles de millones de dólares a jurisdicciones en todo Estados. El programa ha publicado comentarios acerca de otras transacciones perdidosas para los estados como la compra de contratos de seguros por intereses (swaps) en Illinois (lo que también hizo Puerto Rico) y las transacciones comprometiendo los recaudos del estado de Wisconsin, entre otras.


💬Ver 0 comentarios