Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ante el constante aumento en los costos de energía eléctrica, los restaurantes de la corporación OOF! añadieron un cargo por ajuste de energía en el recibo del cliente.

Emilio Figueroa, dueño de Parrot Club, Dragon Fly, Aguaviva y Toro Salao, entre otros restaurantes, dijo a El Nuevo Día que hace tres semanas empezó a cobrar 31 centavos neto y lo identifica como “AEE adjustment” en el recibo.

Según Figueroa, recurrió a esa medida porque sus suplidores le están cobrando un cargo adicional por llevarle la mercancía al Viejo San Juan y porque los costos de energía cada vez son mayores.

“Yo veo la factura y digo: ‘Wow, eso es fuerte’. En vez de subirle el precio a la comida cada vez que sube la factura de energía eléctrica y esconder ese aumento, prefiero cobrar 31 centavos fijo al invitado”, comentó Figueroa.

Reacciona DACO

Por su parte, el secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Luis Rivera Marín, indicó que la nueva práctica de Figueroa podría violar el reglamento de anuncios engañosos, si el comerciante no notifica el cobro con anterioridad a la clientela.

Según Rivera Marín, el comercio tiene que poner rótulos que adviertan sobre cualquier cobro adicional, antes que el cliente decida comprar algo.

La regla 9 del Reglamento de Anuncios Engañosos dicta que el comerciante divulgará, clara y adecuadamente, los datos relevantes antes de efectuar la venta u ofrecimiento de venta, libre de ambigüedades que puedan confundir al consumidor.

“Si el comerciante advierte del cargo, no hay problema”, dijo el titular.


💬Ver 0 comentarios