Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
23 de junio de 2014
12:00 a.m. Modificado: 4:18 p.m. Mi bienestar
 

Ni tan inofensivos los antibacteriales

Estudios indican que es más el daño que el bien que pueden dar estos productos

 

Por María Ivette Vega Calles / maria.vega@gfrmedia.com

Lavarse las manos en exceso y propiciar ambientes muy limpios contribuye a que el cuerpo no cree sus propias defensas. (Archivo)

El jabón antibacterial cada vez está más presente en los lavamanos, fregaderos y hasta en las duchas de la mayoría de las casas.

Su uso se ha concebido y promocionado para combatir infecciones y otras enfermedades.

Pero precisamente es el jabón antibacterial, junto al uso excesivo de antibióticos, los principales implicados de provocar resistencia bacteriana.

“Estamos seleccionando microbios más peligrosos, promoviendo la sobrevivencia de cambios nuevos en estas bacterias al utilizar excesivamente los antibióticos. Eso es una realidad. El caso más evidente del abuso de antibióticos son las infecciones del tracto respiratorio, los famosos dolores de garganta. Varios estudios señalan que el 80 por ciento de los antibióticos que se están dando para infección de oído, nariz o garganta no son necesarios. Nuestro énfasis debe ser reservar esos antibióticos para casos meritorios”, destacó el doctor Jaime Claudio.

Lavarse las manos en exceso y propiciar ambientes muy limpios contribuye a que el cuerpo no cree sus propias defensas, según indica la doctora en naturopatía Brooke Leason.

“Estamos tratando de mantener todo tan higiénico y limpio que las bacterias y virus son tan inteligentes que se siguen mutando. Estamos llegando a esa etapa que incluso las medicinas desarrolladas no los ataca. Uno tiene que desarrollar su propia inmunidad en respuesta a lo que hay en el ambiente actualmente. Si no estamos teniendo contacto con esas bacterias, cuando nos toque enfrentarlas no tendremos desarrolladas nuestras propias defensas y haremos que las bacterias cojan más fuerza”, aseguró Leason.

A pesar de la popularidad que tienen estos productos, no hay evidencia científica que pruebe que los jabones antibacteriales sean más efectivos que el agua y el jabón para prevenir infecciones y otras enfermedades. Es por esto que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), aboga por que se compruebe si en efecto su uso deriva en algún beneficio, según una regulación que propuso el 13 de diciembre de 2013.

“Lo más importante es que los jabones antibacterianos no matan virus, por eso es que es más efectivo usar agua y jabón. El Triclosan no es un buen antiviral y puede provocar el desarrollo de bacterias resistentes. Ese es el otro lado oscuro del uso de los antibacteriales. Ahora mismo no hay ninguna evidencia que los jabones antibacteriales sean más efectivos evitando enfermedades que lavarse con agua y jabón. Nos preocupa el efecto del Triclosan que es un químico que puede matar bacterias más inocuas y seleccionar aquellas más resistentes”, recalcó Claudio.

Estudios realizados recientemente al Triclosan han aumentado la inquietud de algunos sectores médicos debido a que lo asocian con efectos hormonales inesperados y que afectan a las células de los músculos del corazón y el esqueleto, según publicó el sitio de Proceedings of the National Academy of Sciences.

De otra parte, otros expertos señalan el daño que el químico le hace al medio ambiente, en especial a la vida marina. Entre ellos está la Asociación Médica de Defensa Ambiental de Canadá, quien ha promovido la eliminación de estos productos por años. En Estados Unidos, el estado de Minnesota tomó la delantera en el tema creando una ley que prohíbe productos que tengan Triclosan. La misma será efectiva el 2017.

Por todas estas razones, Leason y Claudio coinciden en que aunque hay que ser lo más higiénicos posibles, también hay que exponerse al ambiente, la naturaleza, especialmente a los niños para que puedan desarrollar su sistema inmunológico. Además, reiteran que con el agua y jabón es suficiente.

“El agua y el jabón siguen siendo nuestros principales y únicos aliados. Lo importante es que ese lavado de manos sea de 30 a 45 segundos. En ausencia de agua y jabón las soluciones de gelatina con alcohol (hand sanitizer) son una alternativa buena, pero de nuevo deben frotarse las manos por lo menos 30 segundos”, afirmó Claudio, quien recomienda el uso de antibacteriales o “sanitizers” en caso de que se visite un hospital y cuando se limpian heridas, pero no para el uso diario. 

Tags
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: