Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
13 de mayo de 2010
Béisbol
 

“No me quiero apresurar”

El aguadillano aseguró que está cumpliendo de forma exitosa su rehabilitación y se mostró confiado en su retorno

 
Regreso. Carlos Delgado jugó en este invierno con los Gigantes de Carolina tras diez años de ausencia en la pelota puertorriqueña.

/ rrodriguez1@elnuevodia.com

Por rubén a. rodríguez

Carlos Delgado dejó recientemente a un lado las muletas que estuvieron dándole soporte a su operada cadera derecha por las pasadas ocho semanas y media.

Pero ni siquiera piense que en los próximos días cambiará las incómodas muletas por bates de béisbol. El proceso de rehabilitación continúa lentamente, pero a paso firme su curso trazado en busca de lograr su meta de poder volver a jugar a mediados de año.

Delgado, quien fue operado en febrero por segunda vez de su cadera derecha, insistió ayer en sus intenciones de regresar a la acción si todo marcha bien en su proceso de rehabilitación.

“La recuperación ha ido bien, pero hay que recordar que esto es un proceso lento por el tipo de operación que fue”, dijo Delgado vía telefónica a El Nuevo Día.

“Estuve ocho semanas y media con muletas. Después estuve trabajando para buscar movimiento y ahora viene el proceso de fortalecimiento”.

El recio toletero aguadillano de 37 años indicó que tiene planificado viajar a Colorado para ser examinado por el médico. Si recibe el visto bueno, Delgado iniciaría de inmediato la fase de fortalecimiento.

“Sería la segunda fase. Ya yo estoy haciendo ejercicios, pero la carga será más fuerte. Primero empecé caminando, después correr, ‘sprintear’ y ahora el fortalecimiento para cuando venga la carga”.

Delgado, el máximo jonronero boricua de todos los tiempos con 473, sufrió en febrero la segunda operación en su maltrecha cadera derecha. La anterior fue a mediados de la campaña del 2009 lo que puso fin a su participación con los Mets de Nueva York.

En esta ocasión fue intervenido por el reputado cirujano especialista en caderas, Marc Phillipon, quien le reconstruyó el labrum. Además se le practicó una microfractura en la cavidad del acetabulum.

“Esta operación fue más complicada. Fui al único médico que puede hacer este tipo de operación”, dijo refiriéndose al galeno que también operó a Alex Rodríguez.

“Quiero jugar sin problemas. No quiero apresurarme y que me pase lo del año pasado que me adelanté más de la cuenta. No quiero que me pase eso. No quiero cometer errores”.

¿Realmente, crees que podrás volver a jugar? le preguntó El Nuevo Día.

“Esa es la razón por la que me operé y esa es la razón de por qué estoy haciendo este proceso. Estoy haciendo todo lo posible por regresar. Hay que ser objetivo y ver si el cuerpo está respondiendo. Mis planes son volver a jugar. Y eso lo determinará cuando la cadera esté bien”, respondió Delgado al tiempo que reiteró sus intenciones de volver a la acción en julio.

“No está escrito en tinta china. Mi plan es enfocarme en jugar, pero no me quiero casar, no quiero hacer más de la cuenta. Lo más rápido posible, pero no me quiero apresurar”.

Delgado reconoce que no será nada fácil convencer a cualquier organización de Grandes Ligas para que lo firme, máxime cuando se ha visto imposibilitado de jugar competitivamente tras la operación.

“El lado técnico lo entiendo y estoy dispuesto a bregar con eso. No es que me firmen y voy a ser el cuarto bate. Para conseguir trabajo hay que pasar por otro proceso. La gente me tiene que ver jugar”.

“Pero como dije, esto es un proceso y en este momento lo que estoy pensando es ponerme bien. Quiero jugar este año, pero hay que ir poco a poco”.

Delgado no quiso adelantar, pero tampoco quiso descartar la posibilidad de jugar nuevamente pelota invernal si el caso lo amerita.

“Si hay que considerarlo, lo considero. Pero no quiero comprometerme desde ahora. Voy a ir poco a poco. Esto es un proceso largo”, agregó Delgado, quien jugó en la parte final de la temporada pasada con los Gigantes de Carolina.

Delgado, a quien solo le restan 27 jonrones para arribar a los 500, se siente optimista que logrará regresar al béisbol, pero también está preparado para cualquier otra eventualidad.

“Mis expectativas son altas. Me siento más optimista que en los pasados meses, pero sé que hay unos riesgos. Si no funciona como uno quiere uno tiene que enfrentar la realidad”, concluyó el jugador con 17 años de experiencia en las Mayores.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: