Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
22 de enero de 2013
Puerto Rico Hoy
 

“No se puede seguir matando gente de puro chiste”

Familiares de Ramos Oliver esperan por más datos sobre su muerte

 

Por Andrea Martínez / amartinez@elnuevodia.com

El deseo de un grupo de familiares y amistades de pasar un rato nice culminó con la trágica muerte de un hombre, padre de una joven de 14 años.

Pero los momentos de pesar no se limitaron al infortunado deceso, sino que los dolientes de Julio Ramos Oliver tuvieron que lidiar con los comentarios hirientes y chistes sobre el fallecimiento de su ser querido que se difundieron por las redes sociales. 

Ramos Oliver, quien murió tiroteado en  la madrugada del domingo  en las Fiestas de la Calle San Sebastián, era el menor de cuatro hermanos y el único varón que  vivía con sus padres.

Su hermana Sujeylee Ramos Oliver pidió mesura a las personas que usan las redes sociales, ya que  vio en Facebook fotos y comentarios hirientes sobre el incidente. “Ver frases jocosas o chistes, aun si hubiera sido una mala persona, se trata de un ser humano. No deberían permitir eso para reírte y mofarte del dolor de los demás”, manifestó. 

El pasado sábado, cerca de las 9:00 p.m., luego que utilizara el servicio de lanchas de Cataño, un grupo de unas 20 personas  del sector La Puntilla, en Cataño, arribó al Viejo San Juan. Casi todos eran familia, aunque también había vecinos, dijo Sujeylee. A eso de las 12:50 de la madrugada, cuando ya algunos de los miembros del grupo se habían marchado, ocurrió el incidente.

 La hermana  sostiene que quien disparó a su hermano no fue la misma persona con la que se indicó tuvo un tropezón y luego una discusión, sino un sujeto que acompañaba al protagonista del altercado. Sin embargo, Ramos Oliver, quien no presenció el incidente, sostiene que todavía no tiene mucha información oficial del suceso.

Los restos de su hermano estarán expuestos desde hoy en la funeraria Belmar, en Cataño. 

Su hermana  recuerda que todos los días su hermano se levantaba para ir a trabajar a la fábrica Postres d’ Aquí, en el barrio Palmas. “Era un hombre feliz, contento y alegre, así quiero que lo recuerden”, indicó  sobre Julio, quien ya contaba con 33 años y cuya muerte deja huérfana a una niña de 14 años. 

“Esto ha sido bien difícil,  era una persona excelente, bien querido porque siempre ayudaba a los demás. Era trabajador. Cuando fuimos (a las fiestas) lo que queríamos era pasar un rato nice”, afirmó la hermana del fallecido.

Su padre, Julio Ramos, pidió la condena mayor para el sujeto que mató a su hijo. “Gente como esa no debe estar en la calle, no se puede seguir matando gente de puro chiste”, afirmó  con el brillo de las lágrimas en su mirada.

“Tenemos que aprender la tolerancia”, expresó. 

El padre aprovechó la oportunidad para  agradecer el gesto de un buen samaritano que no se identificó y le dio respiración boca a boca a su hijo tratando de devolverle la vida.

Continúa la investigación

El capitán Rolando Trinidad, jefe de Homicidios en San Juan, aseguró ayer que la investigación en torno al asesinato está “bien caminada”, pero no dio detalles de los hallazgos de la pesquisa. Sin embargo, insistió en que la información recopilada hasta el momento apunta a que  Ramos Oliver fue ejecutado con un tiro en la boca y otro en la nuca porque se tropezó con alguien.

Por su parte, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, describió ayer   parte del contenido de un vídeo de seguridad que captó el asesinato y en el que se observa a cinco hombres que  rodearon la víctima, antes de proceder a dispararle. “Si usted ve el vídeo del asesinato, nada se puede concluir hasta que la Policía no termine su investigación, pero por la forma en cómo se hizo, de rodear al individuo por cinco personas y después proceder a asesinarlo, todo indica que potencialmente estamos tratando de una situación donde estaban siguiendo a esa persona y, desafortunadamente, la encontraron en las Fiestas de la Calle San Sebastián”, afirmó Cruz Soto. 

Destacó, además, que en la plaza Quinto Centenario, donde ocurrió el crimen, había entre 25 y 30 policías.

 La víctima fatal no tenía antecedentes penales y no se le ocuparon drogas ni armas.


Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: