Un hombre que estranguló a su compañero de celda e hizo una promesa de continuar matando si no lo ejecutaban, fue fusilado en la silla eléctrica en Virginia.

Robert Gleason Jr. fue declarado muerto por las autoridades a las 9:08 p.m. del miércoles en el Centro Correcional de Greensville.

El preso de 42 años fue el primero en ser ejecutado este año en los Estados Unidos y el primero en escoger, desde el 2010, la ejecución mediante silla electrica. En diez estados de los Estados Unidos, incluyendo Virginia, los presos pueden escoger entre la silla eléctrica o la inyección letal.

Los antiguos abogados de Gleason intentaron detener en el último minuto la ejecución pero Gleason les refutó. El hombre dijo a The Associated Press que merecía morir por lo que había hecho.

Gleason estaba sirviendo sentencia de por vida en la cárcel por un asesinato cometido en el 2007, y en el 2009 mató a su compañero de celda. Al año siguiente, estranguló a otro preso.