Policías peinaron un vecindario ostero de Georgia en busca de dos sospechosos de 10 a 15 años, acusados de matar a un bebé y herir a su madre en un intento de robo.

Y en la tarde de hoy viernes reportaron el arresto de dos sopechosos de 14 y 17 años por el vicioso crimen.

La madre dijo a emisora WAWS-TV que dos jovencitos se le acercaron y le exigieron dinero ayer en la mañana, mientras caminaba cerca de su casa den Brunswick, a unas 80 millas al sur de Savannah.

Sherry West insistió en que no tenía dinero y trató de proteger a su hijo Antonio, sin éxito.

“Puse los brazos alrededor de mi bebé y él me empujo y entonces le disparó a mi bebé justo en la cabeza”, indicó West, quien resultó baleada en la pierna.

El portavoz policiaco Todd Rhodes dio pocos detalles sobre la investigación, pero indicó que no sa había encontrado arma ligada al crimen.

Algunas personas en el vecindario llamaron al 911 tras oír los disparos, pero las autoridades creen que la madre es la única testigo de lo sucedido, en un vecindario normalmente seguro.

“Entiendan esto: No hay motivo claro en este momento”, indicó Rhodes.