Ayer, casi una semana después, aseguró en entrevista con el canal Fox 40 que, si pudiera, borraría lo que escribió y que – aunque suena racista – no lo es.  Las expresiones se dan tras perder el trabajo, ser reportada al Servicio Secreto y recibir múltiples amenazas.