(default-x3)

MOSCU — En los días anteriores al referéndum sobre la independencia de Crimea, el presidente ruso Vladimir Putin alentó la idea de que la región necesitaba la ayuda económica de Rusia, la población estaba harta de la corrupción y el mal manejo económico y más le convenía ser parte de Rusia.

El lunes, al día siguiente del plebiscito, el primer ministro de Crimea Serguei Aksionov escribió en su cuenta de Twitter que Moscú le había donado 15,000 millones de rublos (400 millones de dólares) en asistencia a la región, que según dijo le duplicó el presupuesto de un día a otro.

Pero ahora que el sueño ruso de anexarse a Crimea se ha convertido en realidad, los burócratas en Moscú tienen que calcular cuál será el precio económico de fusionarse con una región con una economía tan endeble.

Cuando era parte de Ucrania, un 40% del presupuesto anual de Crimea, aproximadamente de 500 millones de dólares, era financiado por las autoridades de Kiev mediante subsidios. Ahora Rusia tendrá que pagar ese monto, sino más.

La calidad de vida en Crimea es muy diferente a la de Rusia. El PIB per cápita en Rusia, donde viven más de cien multimillonarios, es de unos 14,000 dólares. En Crimea es de unos 5,000.

Uno de los grandes obstáculos será el mapa demográfico. Más de 500,000 habitantes —aproximadamente una cuarta parte de la población— son pensionados. Las pensiones en Rusia son el doble de las de Ucrania, y expertos calculan que las pensiones de Crimea le costarán a Rusia unos 70,000 millones de rublos (1,900 millones de dólares) al año.

Rusia ha prometido reparar la infraestructura de Crimea. Moscú y Kiev han estado negociando desde hace más de una década sobre la construcción de un puente sobre los Estrechos de Kerch, pero el proyecto no avanza.

En semanas recientes, las autoridades rusas han tratado de resucitar el proyecto, que se estima tardará años y tendría un costo de al menos unos 50,000 millones de rublos (1,400 millones de dólares).

En tiempos recientes también han conversado sobre la construcción de una red ferroviaria y de un túnel que pase por debajo de los estrechos.