Agnes Callamard, enviada especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias. (horizontal-x3)
Agnes Callamard, enviada especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias. (AP)

MANILA, Filipinas — La investigadora de Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales hizo el viernes una crítica velada a la violenta campaña antidroga del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, señalando que los líderes mundiales han reconocido que esa estrategia no funciona.

Agnes Callamard, enviada especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias, dijo en un foro en Manila que las políticas mal diseñadas no sólo no resuelven el consumo y el tráfico de drogas, también agravan esos problemas y “pueden fomentar un régimen de impunidad que infecta a todo el sector de la justicia y afecta a sociedades enteras, reforzando el imperio de la violencia en lugar del estado de derecho”.

Callamard no mencionó Filipinas en concreto.

La enviada especial criticó desde un principio la campaña antidroga de Manila y Duterte la desafió a un debate sobre su programa, que ha dejado miles de muertos entre traficantes y drogadictos desde que asumió el cargo en junio.

Grupos de derechos humanos estiman que entre 7,000 y 9,000 personas murieron, una cifra disputada por el gobierno. Datos oficiales publicados esta semana reportaban 4,600 muertos en operaciones policiales y homicidios en los que se había hallado relación con las drogas.

“En 2016, la asamblea general del gobierno mundial reconoció de forma explícita que la ‘guerra antidroga’, ya sea a nivel de comunidad, nacional o global, no funciona”, dijo Callamard.

En un compromiso conjunto para combatir el problema mundial de las drogas, los países miembros de la ONU pidieron en cambio una estrategia científica y en varios frentes que fomente la dignidad y los derechos humanos de los individuos y comunidades, afirmó la enviada especial.

Las políticas mal diseñadas, añadió, agravan problemas como las muertes extrajudiciales, asesinatos de pandillas, crímenes de personas que se toman la justicia por su mano, detenciones en centros de rehabilitación sin juicio ni evaluación y una erosión del estado de derecho.

El portavoz de Duterte Ernesto Abella expresó su decepción porque Callamard no se hubiera puesto en contacto con el gobierno antes de su visita y dijo que “ha enviado una señal clara de que no está interesada en alcanzar una perspectiva objetiva de asuntos que quedan bajo su cargo”.

El gobierno envió una misiva a Callamard en septiembre invitándola a visitar y reunirse con autoridades para ver conocer su punto de vista sobre la amenaza de las drogas, dijo Abella. El vocero no mencionó que Duterte había rechazado una petición previa de la enviada especial de celebrar una reunión privada, y en cambio insistió en un debate público.

Callamard rechazó responder a preguntas de los medios el viernes salvo para decir que estaba en el país en una visita no oficial, únicamente para asistir a una conferencia académica de dos días por invitación de la Universidad de Filipinas y abogados de derechos humanos.

Jose Manuel Diokno, responsable de la agrupación de abogados Grupo de Asistencia Legal Gratuita que documenta las muertes y asiste a las víctimas, dijo que la campaña de Duterte ha sido devastadora, especialmente entre los pobres, que han sido sus principales víctimas.


💬Ver 0 comentarios