James Comey (horizontal-x3)
James Comey es ahora el exdirector del FBI. (AP)

Washington - El presidente, Donald Trump, defendió hoy su decisión de despedir al ya exdirector del FBI James Comey y dijo que lo hizo porque "no estaba haciendo un buen trabajo".

"No estaba haciendo un buen trabajo. Muy simplemente, eso, no estaba haciendo un buen trabajo", dijo Trump al ser preguntado por qué despidió abruptamente este martes al jefe del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Preguntado por si el tema de Comey afectó a la reunión que Trump mantuvo hoy con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, el mandatario estadounidense respondió: "No, en absoluto".

El mandatario está ya considerando a posibles candidatos para reemplazar a Comey al frente del FBI, pero la Casa Blanca no ha aclarado si la investigación sobre Rusia seguirá abierta con el nuevo titular al frente.

En esta misma línea, el vicepresidente, Mike Pence, señaló hoy que la decisión de Trump había sido "la adecuada en el momento adecuado" y rechazó que esto tenga alguna relación con la investigación sobre la presunta relación entre Rusia y la campaña del mandatario.

"El presidente (Trump) tomó la decisión adecuada en el momento adecuado", aseguró Pence a la prensa a la llegada al Capitolio de Washington.

El vicepresidente remarcó que Trump "no está bajo investigación" y que "no hay evidencia de conspiración entre nuestra campaña y el Gobierno ruso". 

Donald Trump compareció ante la prensa por sorpresa, dado que su encuentro con Kissinger no estaba programado en su agenda.

La Casa Blanca no ha dado explicaciones sobre la reunión con Kissinger, que fue asesor de seguridad nacional y secretario de Estado durante la presidencia de Richard Nixon (1969-1974), que es precisamente el mandatario con el que más han comparado los medios a Trump a raíz de su decisión de despedir a Comey. 


💬Ver 0 comentarios