¿Alguna vez ha visto un caballo calvo? Si existen, pocas personas los han visto y probablemente esa ha sido la lógica de comerciantes inescrupulosos para mercadear en España el champú para equinos como bueno para que los humanos no pierdan el cabello.

Sin embargo, hoy la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)  en ese país ha advertido de que el champú para caballos del que últimamente se cuentan todo tipo de maravillas al atribuírsele supuestas propiedades para fortalecer el pelo y evitar su caída "no es más que otro champú", informó el diario español El País, en su edición cibernética.

"Limpiará y acondicionará tu pelo, pero sus mágicas propiedades son mentira y no merece la pena pagar más que por cualquier otro", asegura la organización, según destaca el rotativo.

El champú para caballos se ha estado vendiendo desde hace mucho tiempo para lo que estaba destinado, la higiene de esos animales, "pero en los últimos meses el boca a boca se ha combinado con las campañas de algunos fabricantes y los elogios de los famosos para presentar el champú equino como la mejor solución para los humanos", cuenta la OCU en su comunicado.

La coartada científica" para vender este producto, dice la organización, es que contiene biotina, una vitamina para muchos desconocida, también llamada vitamina B8 o vitamina H, que se encuentra en pequeñas cantidades en muchos alimentos (chocolate, coliflor, huevos, leche, levadura de cerveza, nueces...), agrega la entidad.

"Pese a que no hay suficientes evidencias científicas de que funcione", asegura la OCU, la biotina se usa como suplemento vitamínico en casos de caída del cabello o uñas quebradizas. "Tampoco hay pruebas de que tenga ninguna propiedad cosmética o farmacológica aplicándola directamente sobre el pelo", añade la OCU.

La organización de consumidores recuerda que los cosméticos no sirven para combatir la pérdida de pelo y solo determinados medicamentos han demostrado su eficacia para frenarla. Y una vez que el cabello ha caído, la única solución es el trasplante, una intervención quirúrgica que puede funcionar pero que tiene sus riesgos. Tomar vitaminas, indica, "solo tiene sentido cuando se sufre una alopecia por déficit de alguna vitamina, pero para que el organismo sea capaz de absorberlas hay que tomarlas en la dieta o como suplemento".