La Casa Blanca evita aclarar si Trump graba conversaciones en su oficina (horizontal-x3)
La sugerencia de Trump de que podrían existir cintas de sus conversaciones ha renovado las comparaciones entre sus acciones y las del expresidente Richard Nixon. (Archivo/Bloomberg)

Washington - El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, se negó hoy reiteradamente a responder a la pregunta de si el presidente, Donald Trump, graba las conversaciones que mantiene en el Despacho Oval, y dijo que el mandatario no pretendía "amenazar" al exdirector del FBI, James Comey.

En su conferencia de prensa diaria, Spicer recibió múltiples preguntas sobre el tuit en el que Trump dijo hoy: "Más le vale a James Comey que no haya 'cintas' (grabaciones) de nuestras conversaciones antes de que él empiece a filtrar a la prensa".

"El presidente no tiene más comentarios que hacer sobre esto", se limitó a indicar Spicer cada vez que los periodistas le preguntaron, varias veces, si hay aparatos de grabación en el Despacho Oval y si Trump los utiliza para grabar sus conversaciones.

Lo único que aseguró Spicer es que el mensaje de Trump "no es una amenaza" contra Comey, que fue abruptamente despedido este martes, y dijo que "el tuit habla por sí mismo", por lo que se negó a hacer más comentarios sobre el tema.

La sugerencia de Trump de que podrían existir cintas de sus conversaciones ha renovado las comparaciones entre sus acciones y las del expresidente Richard Nixon (1969-1974), quien, al igual que hizo el actual mandatario con Comey, también despidió a alguien que le estaba investigando, el fiscal Archibald Cox.

Un historiador presidencial, Michael Bechloss, afirmó en su cuenta de Twitter que "se supone que los presidentes (de EE.UU.) tenían que haber dejado de grabar rutinariamente a sus visitantes sin que éstos lo sepan desde 1973, cuando se reveló el sistema de grabación de Nixon", que tenía micrófonos en el Despacho Oval.

Trump dijo este jueves, en entrevista con la cadena NBC, que Comey le aseguró en una cena en la Casa Blanca que no se estaba investigando al presidente dentro de las pesquisas sobre las conexiones de su campaña con representantes del Kremlin.

Fuentes cercanas a Comey aseguraron hoy a la cadena de televisión CNN que el exfuncionario no está preocupado por la posibilidad de que haya "cintas" de sus conversaciones con Trump, mientras que otra fuente indicó al canal NBC que "ojalá haya cintas. Eso sería perfecto".

Las palabras de Trump podrían sugerir que el presidente tiene pruebas de que Comey le dijo que no estaba siendo investigado en el caso de la injerencia rusa en las elecciones, algo que podría haber sido una violación del código de conducta del Departamento de Justicia y del FBI.

Spicer aseguró hoy, sin embargo, que ha consultado a "expertos legales" y éstos le han asegurado que "no hay nada inapropiado" en que Trump le preguntara a Comey si estaba bajo investigación.


💬Ver 0 comentarios