(horizontal-x3)
Club Pulse en Orlando, Florida. (AP)

Miami - La propietaria de la discoteca gay Pulse, en Orlando (Florida), donde en junio de 2016 murieron 49 personas víctimas de un hombre armado durante una fiesta latina, anunció hoy que construirá allí un monumento conmemorativo.

Barbara Poma, dueña del bar, indicó que pronto dará detalles de la obra para recordar a las víctimas del peor ataque con arma de fuego en la historia reciente de Estados Unidos.

"Pulse siempre ha sido una parte de mí, pero después de esta tragedia que tomó 49 vidas, se convirtió en una parte de esta comunidad y el mundo", señaló en un comunicado.

La Fundación OnePULSE, a cargo de Poma, establecerá un fondo para "apoyar la construcción y mantenimiento del monumento, y subvenciones comunitarias para el cuidado de los sobrevivientes y las familias de las víctimas".

"Cuando ocurrió este evento, no tuve ni idea de cuán expansivo era el amor por Pulse. Es importante que nosotros como comunidad tengamos cuidado y cuidemos de preservar, honrar y ayudar a sanar", agregó.

La noche del 12 de junio, el estadounidense de origen afgano Omar Mateen, de 29 años, ingresó en la discoteca Pulse y disparó con un rifle de asalto contra los asistentes al local, donde se celebraba una fiesta latina.

Poma había rechazado en diciembre pasado un ofrecimiento del Ayuntamiento de Orlando, en el centro de Florida, de 2.25 millones de dólares por el club.


💬Ver 0 comentarios