Una mujer de 51 años de edad fue arrastrada por las cataratas del Niágara y murió a principios del mes pasado en lo que las autoridades calificaron como un suicidio. Cerca de 30 testigos vieron a la mujer canadiense flotando con los ojos cerrados, según reportó el diario Toronto Sun. El vídeo de ese momento ha comenzado a circular en las redes sociales.

Varios turistas vieron a la mujer entrar en el agua y ninguno vio que ella hiciera algún intento por sobrevivir.