Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)
La solicitud fue enviada, mediante carta, al speaker Paul Ryan. (Archivo / GFR Media)

WASHINGTON  – Sectores claves de la industria de la salud en Puerto Rico solicitaron ayer al speaker Paul Ryan que no deje fuera de una legislación sobre la crisis fiscal de la Isla mejoras a los programas federales de Medicaid y Medicare.

"Los hospitales se han visto forzados a tomar medidas drásticas para permanecer a flote", indicó el presidente de la Asociación de Hospitales de Puerto Rico, Jaime Pla, en referencia a que tienen congeladas las contrataciones, han tenido que reducir horarios y salarios a trabajadores de la industria, incluidos médicos y enfermeras (os).

Pla envió una carta al speaker Ryan junto al presidente de la Asociación de Médicos con Prácticas Independientes (Ipas), Joaquín Vargas, el presidente de la Asociación de Productos Medicare Advantage (MMAPA), Jim O'Drobinak, y el portavoz de la Coalición para Atender la Crisis de Salud, Dennis Rivera.

La misiva es una respuesta al borrador de legislación anunciado por el presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, el republicano Rob Bishop (Utah), que propone crear una junta federal de control fiscal para manejar la situación presupuestaria de la Isla y cualquier posible proceso de reestructuración de la deuda pública.

La legislación permitiría una moratoria de 18 meses para evitar el cobro de deuda del gobierno de Puerto Rico, incluidos los bonos.

Pero, en otros asuntos, solo se limita a proponer cambios en reglamentaciones laborales sin ninguna inyección de fondos a la economía de la Isla.

"El Congreso debe tomar acción inmediata para proteger el cuidado médico de 3.5 millones de ciudadanos estadounidenses que viven en Puerto Rico", indicó Rivera, ex líder sindical que encabeza el cabildeo de la industria de salud en reclamo de paridad en el acceso a los programas Medicare y Medicaid.

El doctor Vargas sostuvo que la crisis fiscal ha causado una emigración significativa de médicos especialistas.

"Tener una cita con un especialista para una condición de vida o muerte, como el cáncer, puede tomar entre 60 y 90 días. No tenemos suficientes doctores o recursos para proveer alivio fiscal urgente a los puertorriqueños", sostuvo Vargas.


💬Ver 0 comentarios