Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un buque de la Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón (vertical-x1)
Un buque de la Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón. (EFE)

Seúl - Los representantes de Corea del Sur, Japón y Estados Unidos en las negociaciones para la desnuclearización de la península coreana se reunirán el próximo 25 de abril en Tokio para analizar las últimas acciones del régimen de Kim Jong-un.

Al encuentro acudirán el surcoreano Kim Hong-kyun, el nipón Kenji Kanasugi y el estadounidense Joseph Yun, según anunció hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores de Seúl en un comunicado, y también está previsto que participe el canciller surcoreano, Yun Byung-se.

Entre todos analizarán los últimos ensayos armamentísticos de Pyongyang y coordinarán una respuesta conjunta, explica el texto.

También debatirán el envío de un mensaje conjunto a Corea del Norte durante la reunión que el Consejo de Seguridad de la ONU celebrará el próximo 28 de abril.

Es la segunda reunión trilateral de este tipo desde que el presidente estadounidense Donald Trump llegó al poder el pasado 20 de enero.

El encuentro se produce en un momento de especial tensión en la península ante las alusiones de Washington, que ha enviado un portaaviones nuclear a la península coreana, a un posible ataque preventivo contra Pyongyang en respuesta a sus continuas pruebas armamentísticas.

El último de estos test tuvo lugar el pasado domingo, cuando Corea del Norte, que el día anterior había exhibido en un desfile militar unos supuestos nuevos proyectiles intercontinentales, trató de lanzar sin éxito lo que pareció ser un misil de medio alcance.

A esto se suma la posibilidad de que el régimen de Kim Jong-un realice una nueva detonación atómica subterránea en los próximos días después de que las últimas fotografías tomadas por satélite de su centro de pruebas nucleares de Punggye-ri (noreste) muestren que todo parece listo para ejecutar una.

Japón envía una flota a maniobras de la "armada" de EE.UU.

Japón envió hoy una flota de apoyo que se unirá al portaaviones de propulsión nuclear estadounidense USS Carl Vinson y su grupo de ataque en las maniobras que estos realizarán próximamente en aguas del Mar de Japón, cercanas a la península de Corea.

Los destructores "Ashigara" y "Samidare" zarparon hoy del puerto de Sasebo (prefectura de Nagasaki, sudoeste de Japón) para unirse a la flota del Carl Vinson, que actualmente navega hacia la península de Corea y tiene previsto llegar a finales de mes, según recogió la cadena estatal NHK, que también difundió imágenes de los navíos.

Un portavoz del Ministerio de Defensa evitó confirmar ni desmentir esta información al ser contactado por Efe, aunque dijo que Tokio "estudia participar en las maniobras" y que los detalles de las mismas no se harán públicos.

Washington anunció hace dos semanas que había ordenado desplegar el portaaviones en la península de Corea, medida que se interpretó como una advertencia ante los desarrollos armamentísticos de Pyongyang, aunque la flota participó primero en unos ejercicios con Australia y actualmente se encuentra de camino a la región.

El equívoco anuncio fue realizado por el Comando del Pacífico (PACOM) y secundado por el presidente Trump a través de Twitter (señaló que Estados Unidos estaba "enviando una armada muy potente"), y hasta ayer la Casa Blanca no explicó que se trató de un malentendido.

Seúl también estudia participar en las maniobras combinadas de la flota nipona y el citado buque de propulsión nuclear de la clase Nimitz (la mayor del mundo en términos militares) entre los días 25 y 28 de abril.


💬Ver 0 comentarios