El papa Benedicto XVI anunció que renuncia a su pontificado el próximo 28 de febrero. La noticia no es solo sorpresiva, sino además muy extraña si se toma en cuenta que ningún sumo pontífice ha dimitido antes de su muerte en más de 600 años.

Sin embargo, nada evita que un papa renuncie al máximo cargo de la Iglesia Católica Romana, explicó la BBC. Al amparo del derecho canónico, lo único que se requiere para que la renuncia sea válida es que se publique y sea libre y voluntaria.

Tras un papado marcado por el escándalo de abuso sexual y encubrimiento por parte de oficiales de la iglesia, Joseph Ratzinger anuncia que vivirá el resto de sus días en un monasterio de clausura.

Sigue aquí la cobertura de esta histórica noticia.