Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Rafael Pardo, consejero presidencial para el posconflicto de Colombia. (EFE)

Bogotá - El consejero presidencial para el posconflicto de Colombia, Rafael Pardo, confirmó hoy que un funcionario de la ONU en el país fue secuestrado por disidentes de las FARC y al parecer será liberado al mediodía de hoy.

"Hoy al mediodía sería liberado el funcionario de la ONU. Fue plagiado por una disidencia de las FARC y ya anunciaron que lo iban a liberar. Esta acción es absolutamente inaceptable", dijo Pardo a periodistas sobre el incidente que se produce justo cuando integrantes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas visitan el país. 

Algunos miembros del Consejo de Seguridad de la ONU se dirigían a Colombia el miércoles para demostrar su compromiso con el acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC, además de promover los esfuerzos de reconciliación.

El embajador británico Matthew Rycroft, uno de los dos líderes de la visita, dijo que los miembros del consejo querían escuchar al pueblo y a las dos partes involucradas.

En enero de 2016 el gobierno colombiano y las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia solicitaron conjuntamente a las Naciones Unidas que monitorearan cualquier proceso de desarme y cese del fuego.

En septiembre, el Consejo de Seguridad autorizó una misión formada por 450 observadores y varios civiles con el fin de supervisar la entrega de armas por parte de las FARC y otros aspectos relacionados con el acuerdo. Dicho pacto fue firmado ese mes y ratificado formalmente el 30 de noviembre.

Más de 50 años de guerra en Colombia dejaron más de 220.000 fallecimientos y casi seis millones de personas desplazadas. El 28 de diciembre se adoptó una ley de amnistía que cubre la mayoría de los delitos cometidos por los combatientes de las FARC, un paso crucial para la implementación del acuerdo de paz.

A principios de abril, el enviado de la ONU para Colombia, Jean Arnault, dijo al consejo que consolidar la paz será un proceso largo, pero que en el corto plazo es crucial asentar las bases al asegurar que los rebeldes depongan sus armas y se reintegren a la sociedad.

Indicó que el registro de las armas que entregan los combatientes de las FARC en campamentos está casi completo y que el siguiente paso es recolectar las armas y armamentos inestables que se encuentran en escondites.


💬Ver 0 comentarios