Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

WASHINGTON – Las entrañas del antiguo barrio boricua de Manhattan pueden quedar divididas, si se acepta una propuesta de las autoridades de la ciudad de Nueva York que tienen a su cargo la redistribución electoral tras el censo de 2010.

De cara a la elección municipal de 2013, el distrito 8 que representa la concejal puertorriqueña Melissa Mark Viverito se quiere transformar para quitarle casi la mitad de su electorado hispano y sustituirle principalmente con más vecindarios del condado de El Bronx.

Los cambios en el distrito implicarían que deje de incluir hasta su legendaria “Marqueta”, un ícono del barrio.

“Queremos que el barrio siga siendo el barrio. Preocupa que quieran  dividir y quitarle la esencia histórica a un distrito que tiene una cohesión cultural y social muy fuerte”, dijo, en una entrevista telefónica, el activista de los derechos de los homosexuales Pedro Julio Serrano, quien reside en esa zona.

Sectores comunitarios y organizaciones pro derechos civiles han expresado que con el cambio propuesto en el distrito 8 se puede afectar la representación de la minoría hispana, que son principalmente mexicanos y puertorriqueños.

Mark Viverito, natural de Puerto Rico y con siete años en el puesto, es la primera boricua que representa el barrio. “Si aprueban las recomendaciones estarían dividiendo vecindarios”, dijo Mark Viverito.

La concejal municipal ha sido mencionada como una posible candidata a ‘speaker’ (presidenta) del Concejo Municipal de Nueva York, si es reelegida en noviembre de 2013. Otra posible candidata es la concejal Inez Dickens, quien representa el distrito 9, en el centro de Harlem.

Serrano sostuvo que el hecho de que Mark Viverito – liberal y progresista – haya comenzado a sonar como posible próxima ‘speaker’ y que el propuesto cambio sea tan abarcador, le levanta sospechas.

En su distrito, Mark Viverito representa principalmente a residentes del este de Harlem, un sector del sur de El Bronx  y un área de la parte alta del oeste de Manhattan.

Con la redistribución, más de la mitad de su distrito serían electores de El Bronx. Ahora los residentes de El Bronx de su distrito suman solo cerca de 10%.

“Este proceso es muy importante, por lo que el Concejo Municipal y la comunidad tienen que ser lo más transparente posible", dijo John García, quien coordina los asuntos de redistribución electoral en la organización pro derechos civiles Latino Justice.

Los cambios propuestos también han levantado ampollas en sectores de Brooklyn y otras zonas de Manhattan.

Carl Hum, director ejecutivo de la Comisión de Redistribución Electoral de la ciudad, indicó al diario The New York Times que el plan presentado públicamente “persigue iniciar la conversación”, pero sostuvo que están conscientes de que “no todo lo hicimos de forma correcta”.


💬Ver 0 comentarios