Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Memorial frente a Bataclan (horizontal-x3)
En la sala de conciertos murieron 89 personas del total de 132 que dejaron los atentados y también los tres asaltantes. (EFE)

Zagreb.- Serbia ha identificado a uno de los sospechosos de los ataques de París como un refugiado que responde a las iniciales A. A. y que entró en el país el pasado día 7 de octubre y pidió asilo, informó hoy la agencia Tanjung que citó fuentes del Ministerio del Interior serbio.

La agencia añadió que el Ministerio de Interior ha confirmado que los datos de esa persona, que el diario serbio Blic asegura se llamaba Ahmed Almuhamed, coinciden con los del refugiado que entró en Grecia el 3 de octubre y cuyo pasaporte fue hallado en París después de los ataques.

La información de Tanjug sólo añade que se trata de una persona sobre la que pesaba una orden de búsqueda y captura de la Interpol y que el Ministerio del Interior serbio está coordinando la investigación con las fuerzas de seguridad de Francia.

El diario serbio Blic publicó hoy que uno de los terroristas del ataque de París recorrió toda la ruta de los Balcanes, por la que han pasado decenas de miles de refugiados, usando un pasaporte sirio bajo el nombre de Ahmed Almuhamed.

Lee más sobre la tragedia en París

El diario publicó también la fotografía del pasaporte del sospechoso e indicó que tenía 25 años y entró el Grecia por la isla de Leros.

Las autoridades griegas confirmaron ayer de que el pasaporte sirio encontrado en uno de los lugares de los atentados cometidos el viernes en París fue registrado el pasado 3 de octubre en Leros.

Blic asegura que Almuhamed pasó en la frontera serbia una revisión que confirmó que no estaba armado y que, aunque había pedido formalmente asilo en Serbia, pronto prosiguió su camino hacia Croacia.

La emisora croata RTL aseguró anoche que esa persona fue registrado en octubre en el campo croata de acogida de refugiados de Opatovac, cerca de la frontera serbia, y que luego continuó hacia Hungría y Austria.

Sin embargo, el Ministerio del Interior de Austria aseguró a Efe que no hay actualmente ningún indicio de que alguien con ese pasaporte haya pasado por Austria en las últimas semanas.

"Esas informaciones son sólo especulaciones y suposiciones", señaló el portavoz del Ministerio, Karl-Heinz Grundböck.

Hallan segundo vehículo usado en ataque

Dos de los terroristas fallecidos en los atentados perpetrados el viernes por la noche en París en los que murieron 132 personas tenían nacionalidad francesa y habían vivido en Bruselas, informó hoy la Fiscalía federal belga, que confirmó además un total de siete detenciones hasta ahora en Bélgica.

Tras las operaciones de identificación e intercambio de información entre las autoridades francesas y belgas se ha determinado que esos dos franceses, que residían en Bruselas y en la comuna bruselense de Molenbeek, están entre los terroristas que murieron en los atentados, de acuerdo con las autoridades belgas.

Los siete detenidos que estánsiendointerrogados hoy, entre los que están el padre y el hermano del terrorista Ismael Omar Mostefai, se encuentran en las afueras de París en las instalaciones de la Subdirección Antiterrorista (SDAT), que intenta verificar si estaban al corriente de sus planes.

Mostefai, delincuente común de 29 años, había sido condenado en ocho ocasiones por delitos menores y desde 2010 estaba fichado por su radicalización religiosa, aunque no era objeto de seguimiento, y fue identificado gracias a las huellas de un dedo seccionado hallado en la sala Bataclan.

El fiscal de París, François Molins, precisó ayer que seis de los siete terroristas que participaron presuntamente en los diversos atentados del Estadio de Francia y los distritos X y XI de la capital se suicidaron accionando los explosivos que portaban.

Dado que se trata de un caso de terrorismo, los detenidos pueden permanecer hasta 96 horas bajo arresto antes de ser puestos en libertad o presentados ante el juez.

Por otro lado, el coche que presuntamente utilizó uno de los comandos que atentaron en París, un Seat León negro con matrícula belga, fue localizado, con varios fusiles kaláshnikov en su interior, en Montreuil, ciudad limítrofe con la capital francesa.

Es el segundo coche directamente relacionado con los ataques, tras un primer vehículo, un Volkswagen Polo, hallado junto a la sala Bataclan, y que, según fuentes judiciales, también portaba kaláshnikovs en su interior.

Este vehículo descubierto fue visto junto a un restaurante en la calle Charonne, donde hubo 19 muertos y en un bar de la calle de la Fontaine au Roi, donde cinco personas fueron asesinadas.

Su hallazgo a las afueras de París refuerza la pista de que quienes lo utilizaron se dieron a la fuga.

La investigación abierta, según la Fiscalía, se centra en la identificación de los autores, sus cómplices, las órdenes recibidas, el recorrido que siguieron y las fuentes de financiación de las operaciones.

París vive de nuevo hoy una jornada de tristeza y consternación en el primero de los tres días de luto decretados en todo el país y el presidente de Francia, François Hollande, lleva a cabo una ronda de contactos individuales con los líderes de los partidos políticos para buscar la unidad frente al desafío que lanzaron los ataques terroristas del pasado viernes.

El primero en acudir al Palacio del Elíseo fue el expresidente conservador y líder del partido Los Republicanos, Nicolas Sarkozy, quien pidió hoy a su sucesor "modificaciones drásticas" en la política exterior y de seguridad de Francia.

La presidenta del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, y los representantes del centrista Modem, del soberanista Débout la France, y del Partido de la Izquierda serán otros de los recibidos en la sede de la Presidencia.

En total, la cadena de atentados del viernes causó, según las últimas cifras oficiales, 139 muertos y 352 heridos, de los cuales, según el último balance ofrecido por la entidad que engloba a los hospitales parisinos, AP-HP, 109 han sido ya dados de alta.

Esta tarde se oficiará una misa en la catedral parisina de Notre-Dame en memoria de las víctimas, que serán honradas asimismo en esta jornada de duelo "y de oración" en todas las iglesias de la capital en una muestra de solidaridad.

En la Escuela Militar, academia castrense situada junto a la Torre Eiffel, se ha instalado un centro de acogida para los familiares de las víctimas, y el Gobierno ha habilitado un número de teléfono "verde", el 197, para posibles testigos de los atentados.

En la capital de Francia, las escuelas, museos y otros establecimientos públicos culturales permanecen cerrados hoy por orden del Ministerio de Cultura, que ha recomendado la misma medida a los centros privados. 


💬Ver 0 comentarios