Donald Trump habla en cónclave de la NRA (horizontal-x3)
El último presidente que habló ante un congreso de la NRA fue Ronald Reagan en 1983. (The Associated Press)

WASHINGTON — El presidente Donald Trump prometió el viernes a los miembros de la National Rifle Association que defenderá el derecho de la gente de ir armada y que “los ocho años de asalto contra la Segunda Enmienda han terminado tajantemente”.

Trump, el primer mandatario que habla en el cónclave anual de la asociación de armas en más de 30 años, le aseguró a su público que protegerá sus derechos a portar armas.

"Tienen ustedes un verdadero amigo y defensor en la Casa Blanca”, enfatizó el mandatario.

Trump es un activo defensor del derecho a portar armas y de la campaña de la NRA para eliminar las restricciones sobre la posesión de éstas. Durante la campaña prometió eliminar las medidas del presidente Barack Obama que reforzaban las revisiones de antecedentes y creaban zonas libres de armas en escuelas y bases militares.

El último presidente que habló ante un congreso de la NRA fue Ronald Reagan en 1983, según la poderosa organización estadounidense que defiende los derechos de compra y tenencia de armas. La presencia de Trump en la reunión de la NRA provocó numerosas protestas.

La NRA está en campaña para que los permisos para portar armas ocultas otorgados por los estados tengan validez nacional, lo cual requería que el Congreso federal aprobara una ley al respecto. Los adversarios dicen que con esa norma, los estándares más bajos para el otorgamiento de permisos se convertirían en ley nacional. El Congreso dominado por los republicanos ya aprobó una resolución para bloquear una norma que hubiera mantenido las armas fuera del alcance de personas con ciertos trastornos mentales, y Trump se apresuró a firmarla.

Trump, quien estuvo en la convención de la NRA el año pasado cuando era candidato, se jacta de poseer dos pistolas y asegura que sus dos hijos adultos son aficionados a la caza. Durante la campaña suscitó una controversia cuando habló de la posibilidad de que "esa gente que defiende la Segunda Enmienda" podría detener la candidatura de su rival Hillary Clinton, lo que fue interpretado como un llamado solapado a cometer actos de violencia contra Clinton.

El secretario de prensa de la Casa Blanca Sean Spicer, en el avión rumbo a Atlanta, dijo que los miembros de la NRA apoyaron a Trump durante la campaña porque Trump respalda férreamente el derecho a portar armas. Mencionó además la designación del juez Neil Gorsuch a la Corte Suprema.

"Sé que la NRA está contenta de tener un magistrado que es un sólido defensor de la Constitución”, dijo Spicer.


💬Ver 0 comentarios