Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El gerente del gasoducto en el distrito de Jacksonville del Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos (USACE), Bob Barron, aceptó ayer que el proyecto sí supondría un riesgo para quienes viven cerca de la tubería de 92 millas.

Sus expresiones contrastan con lo que recoge la Evaluación Ambiental (EA) del gasoducto, que el USACE circuló el miércoles y en cuyas páginas finales se indica que no hay evidencia científica que demuestre que existe tal riesgo.

Barron indicó que esta evaluación ambiental no es un documento final, pues aún no está firmado. Explicó que se basa en los datos sometidos por la AEE y más de 6,000 comentarios de ciudadanos particulares.

“Este documento no es indicativo de que se otorgará la solicitud de permiso (del gasoducto). Lo que nos dice es cómo estamos ahora”, dijo Barron.

Mientras, los sectores opuestos al gasoducto impugnarán el proceso de evaluación del proyecto a nivel federal, toda vez que, a su juicio, incumple con la Ley Nacional de Política Pública Ambiental (NEPA, en inglés).

Los directivos de Casa Pueblo de Adjuntas, Alexis Massol y Arturo Massol Deyá, indicaron ayer que el documento obvió importantes cuestionamientos técnicos y científicos de la obra.

Además, concluyó preliminarmente que el gasoducto no supone un riesgo significativo para el ambiente y que es la mejor opción para llevar gas natural a las plantas del norte de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE): Cambalache, Palo Seco y San Juan.

A estos efectos, el USACE determinó que, por ahora, no es necesario que la AEE prepare una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) federal del gasoducto. Empero, esto podría cambiar cuando acabe el período de 30 días de comentario público, que inició anteayer tras la publicación de la EA.

Massol dijo, por ejemplo, que la EA admite que el gasoducto eludirá su propósito -esbozado por la AEE- de suplir gas a las centrales simultáneamente. Agregó que el documento tampoco consideró “las reservas” de la Agencia Federal de Protección Ambiental y el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre en cuanto a los impactos temporeros y permanentes a los humedales y su plan de mitigación.

Massol Deyá, por su parte, expuso que el USACE no analizó los riesgos a fallas por deslizamientos, inundaciones, sismos y tsunamis.

Criticó que la EA, al igual que la DIA aprobada por la Junta de Calidad Ambiental hace más de un año, descartó otras opciones para reducir la dependencia del petróleo, favoreciendo así únicamente al gasoducto.

“Hay mucho desprecio a la vida en este informe. Cuando lo que está en juego son 200 mil vidas, no hacer un buen trabajo de análisis, científico, mesurado y escrupuloso, eso es desprecio”, planteó Massol, a quien se unieron grupos opuestos al gasoducto en Utuado y Toa Baja.

Mientras, los abogados Pedro Saadé y Hadassa Santini indicaron que evalúan la posibilidad de entablar un recurso legal para exigir que el borrador de la EA sea traducido al español. A su juicio, el que un documento “tan técnico y complicado” como este esté en inglés, entorpece el proceso de comentarios porque no todos dominan el idioma. Expresaron que es un asunto de “justicia ambiental”.

Barron dijo que el USACE descartó las alternativas al gasoducto, ya que incumplían con el propósito de la obra. “Ese propósito es darle capacidad a la AEE de llevar gas natural a sus plantas en la costa norte. Nosotros no evaluamos si hay suficiente gas o de dónde provendría”, manifestó.

Y sobre los asuntos técnicos no analizados, dijo que el USACE “presume y confía” en el profesionalismo de quienes construirán el gasoducto. Barron no pudo precisar si el USACE ha negado algún permiso para un gasoducto.

La EPA reafirma sus preocupaciones

El subdirector de la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) en Puerto Rico, José Font, reafirmó ayer las reservas de la dependencia en cuanto al impacto real que tendría el gasoducto en los humedales y el plan de mitigación.

Indicó que desde el pasado 28 de octubre, cuando la EPA le dejó saber al Cuerpo de Ingenieros su preocupación, no han recibido información que los haga cambiar de parecer.

Bob Barron, gerente del gasoducto en el Cuerpo de Ingenieros, reconoció que al plan de mitigación de humedales le faltan detalles.


💬Ver 0 comentarios