arturo massol (semisquare-x3)
Arturo Massol, sostuvo, que se defenderán ante lo que han clasificado como un acto de violencia. (Archivo/GFR)

En aras de llegar a entendidos que garanticen la continuidad del proyecto educativo de Casa Pueblo, representantes de la organización de autogestión comunitaria y el alcalde de Adjuntas, Jaime Barlucea, acordaron hoy, viernes, promover enmiendas a una medida que transferiría al gobierno municipal la titularidad completa de una propiedad que ambos comparten.

En los edificios que componen la Escuela Elemental Washington Irving, en el centro urbano adjunteño, Casa Pueblo opera desde el 2002 el Instituto Comunitario de Biodiversidad y Cultura (ICBC), mientras que la administración de Barlucea estableció el año pasado un Centro Head Start, que ahora planifican expandir.

El representante del Partido Nuevo Progresista (PNP) Michael Abid Quiñones presentó el 10 de enero la Resolución Conjunta de la Cámara 28 con la intención de que el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) transfiera al Municipio de Adjuntas todo el predio e instalaciones donde se sitúa la antigua escuela, incluido el área donde opera el proyecto educativo y Cultural de Casa Pueblo.

No fue hasta ayer que el fundador de Casa Pueblo, Alexis Massol, y su hijo, Arturo Massol Deyá, director ejecutivo de la Junta de Directores de la organización, conocieron sobre esa situación, y cerca del mediodía de hoy se reunieron con el ejecutivo municipal de Adjuntas.

Durante ese encuentro, el alcalde se comprometió a coordinar una reunión con el legislador para que enmiende la medida, de manera que se le transfiera al ayuntamiento la parte que utiliza en la actualidad, y la organización obtenga la titularidad del edificio que opera.

“Voy a provocar una reunión esta próxima semana con el representante (Quiñones) donde estemos los tres, quiero que los tres salgamos contentos de la reunión para que, al fin y al cabo, quien se beneficie sea el pueblo de Adjuntas”, manifestó el alcalde del PNP en entrevista con El Nuevo Día.

Quiñones se encuentra fuera del País, pero Barlucea espera que el encuentro se produzca la semana entrante.

“Ese proyecto, como está radicado, no es viable porque atenta contra nuestro proyecto educativo. Nosotros defendemos los bosques y las aguas y también la educación. No queremos controversias. esperamos que esto haya sido simplemente una mal calculada instancia, un asunto que quede atrás”, dijo, por su parte, Massol Deyá, quien agradeció el respaldo que, según dijo, ha recibido Casa Pueblo desde que trascendió la información sobre la resolución legislativa.

Ante la amenaza contra las instalaciones de Casa Pueblo, Massol Deyá afirmó previo a la reunión con Barlucea que se defenderían ante lo que clasificó como un acto de violencia.

“No solamente es absurdo y es un acto de violencia, sino es un acto donde nosotros nos vamos a defender, y que lo sepa la Cámara de Representantes y el Senado que nosotros nos vamos a defender porque ese espacio es de un proyecto de gestión comunitaria que le ha rendido servicio de bien y que tiene una agenda educativa que no la vamos a suspender”, sostuvo Massol Deyá. 

La medida en controversia le ordenaría al DTOP llevar a cabo las acciones necesarias para transferirle al Municipio de Adjuntas el título de las estructuras y del terreno por el valor nominal de $1.

Según la exposición de motivos, el Municipio desea continuar sus esfuerzos de remodelación de la escuela para ubicar cinco centros de educación preescolar (Head Start). “Resulta imperante que el Municipio de Adjuntas tenga las herramientas adecuadas para continuar su esfuerzo para proveer mejor acceso a la educación”, reza el documento.

Actualmente, Casa Pueblo ocupa -gracias a un acuerdo con el Departamento de Educación- solo la parte frontal de la antigua escuela.

Massol Deyá conoció de la intención legislativa a través de una llamada telefónica ayer.

“El municipio ni nadie puede darle mejor uso en términos de servicio, de la diversidad de estos servicios y el impacto educativo y social que se le ha dado durante todo este tiempo”, puntualizó.

Reacciona el autor de la resolución 

El representante Quiñones defendió, mediante un comunicado de prensa, la resolución de su autoría.

“Nuestro verdadero interés aquí es la educación de nuestros niños. El Municipio de Adjuntas, mediante un acuerdo con el Programa de Head Start y un permiso otorgado por el Departamento de Educación, remodeló las facilidades de la escuela, y en estos momentos, quiere continuar los trabajos de remodelación para ubicar cinco centros de educación preescolar”, explicó el legislador del PNP.

Según Quiñones, representante por Lares, Utuado, Adjuntas y Jayuya, la educación es un asunto de prioridad en su distrito, por lo que defenderá cualquier medida dirigida a facilitar el acceso de los niños a obtener mejores recursos educativos.

“Casa Pueblo utiliza el plantel escolar, pero es el Departamento de Educación el que paga el agua, la luz y los seguros que requiere la escuela. Quiero si dejar esto claro, Casa Pueblo podrá continuar utilizando el área de la escuela mediante acuerdo con el municipio. No se está cerrando nada a nadie, es una medida dirigida a impulsar la educación en este importante pueblo de la zona central sur de la Isla”, manifestó el representante.

“No podemos ver este asunto con pasiones, ni tomarlo como algo en contra de Casa Pueblo. Esta medida atiende un reclamo de mejores recursos para promover la educación y representa un paso afirmativo a favor de nuestros niños. No existe causa que pueda derrotar dicho interés apremiante”, añadió el representante.


💬Ver 0 comentarios