El cardenal Luis Aponte Martínez continúa recluido en el hospital, pero algo más animado que en los últimos días, cuando sufrió una recaída de salud.

Así lo afirmó su médico de cabecera, Ricardo Martínez Durán, quien comentó que el religioso se ha mantenido atento a las noticias del País.

"Anoche vio el noticiario y después una película", dijo el galeno.

No obstante, el médico recalcó que el religioso, que en agosto cumpliría 90 años, se mantiene estable, dentro de su delicada condición de salud.