Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Arecibo - Una oreja atenta en medio de los apartados mogotes arecibeños que esconden el mayor radiotelescopio del mundo será la primera en enterarse en el momento que algún extraterreste inteligente nos contacte. 

No sabemos en qué idioma llegará su mensaje. De hecho, ni podemos aventurarnos a decir cómo serán esas criaturas, “pero Arecibo será el primero en saberlo. Aunque no por mucho tiempo, porque enseguida será algo viral en la internet y las redes sociales”. 

“Cuán seguros estamos de que encontraremos vida (en otros planetas) es algo difícil de responder. Pero si hay agua, si tienes esas condiciones básicas, es bastante probable que pueda haber vida”, opinó el reconocido astrónomo Steven Vogt. 

“Ahora, si es alguna forma de vida inteligente, si usa telescopios, si se quiere comunicar, ya son otros veinte pesos”, continuó el Dr. Vogt sonriendo. 

“No podemos saber si serán tortugas inteligentes, peces o gusanos. Pero aquí mismo en la Tierra hay un montón de criaturas que parecen extraterrestres. Mira a un pulpo.  Es inteligente,  sobrevive, y es la cosa más rara que puedas ver. Si eso no es un ‘alien’, ¿qué lo es? Y está aquí mismo, junto a nosotros,  y tiene tu mismo ADN”, añadió el científico en una  conversación exclusiva con este diario durante una visita al Observatorio de Arecibo, que  ha resurgido como pieza clave en medio del impulso que experimenta la exploración espacial con los constantes descubrimientos de nuevos planetas. 

Protegidos del sol por miles de paneles de aluminio, en medio de la atmósfera única que se respira debajo del enorme plato parabólico del radiotelescopio, donde los helechos copan el fondo del sumidero y unas pocas enredaderas luchan por trepar por algún cable en busca del sol, el Dr. Vogt intercambió ideas  con el director del Observatorio, el Dr. Robert Kerr. Encima de todo, mientras,  a varios pies de distancia giraba la plataforma con el domo y las antenas del imponente artefacto. 

El Dr. Vogt, científico que labora para la Universidad de California en Santa Cruz y varios observatorios, y que es considerado pionero en el descubrimiento de planetas extrasolares, no escatimó  elogios hacia el Observatorio y el trabajo del grupo de expertos de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo que, bajo la dirección del profesor Abel Méndez,  ha desarrollado en su Laboratorio de Habitabilidad Planetaria un catálogo único que se ha convertido en herramienta internacional.

“Arecibo tiene una gran relevancia histórica. Aquí se detectó el primer planeta extrasolar. Usando estas mismas instalaciones. Abel (Méndez) tiene ahora un grupo bien interesante, que comenzó aquí, y que está estableciendo cómo se determina la habitabilidad de un planeta, cómo calculas cuán similar es un planeta a la Tierra y cuán factible de habitar”, señaló el visitante. “Ellos han desarrollado un sinnúmero de códigos cibernéticos que pueden usar toda la información obtenida sobre un planeta y traducirla. Es parte de un campo llamado astrobiología en el que la Universidad de (Puerto Rico en) Arecibo está bien fuerte. Y a medida que surjan más descubrimientos su portal será cada vez más importante. Será referencia para periodistas y científicos, muchos científicos ya lo están usando. Es algo bien relevante, bien importante para la Universidad de (Puerto Rico en) Arecibo”.

El científico destacó el hecho de que la búsqueda de inteligencia extraterrestre “comenzó aquí en Arecibo”. Recordó que en los años setenta desde el observatorio se envió una potente señal a una zona del espacio en espera de una respuesta que aún no llega.

“Han pasado mucho tiempo buscando señales desde Arecibo. Y lo siguen haciendo, todo el tiempo” comentó Vogt.

“A donde quiera que apunta el radiotelescopio de Arecibo, todas las señales que capta van a una unidad de procesamiento y luego (esa información) es analizada por un grupo en busca de señales que puedan indicar vida inteligente”, añadió el astrónomo. 

Más descubrimientos

El científico, a quien se le acredita el hallazgo de cinco de los nueve planetas extrasolares considerados potencialmente habitables, cree que aparecerán más planetas parecidos a la Tierra.

“Vamos a encontrar muchos más planetas habitables alrededor de las estrellas más cercanas”, afirmó. “Ahora mismo estamos tratando de confirmar toda la información en torno a Gliese 581g. Los últimos datos apuntan a que sería incluso más cercano a la Tierra de lo que inicialmente pensamos. Pero prefiero que sean los números los que hablen. Y si al final no es lo que pensábamos, pues aparecerán más. Todas las estrellas tienen estos planetas. Están apareciendo por todas partes”.

Aunque el Dr. Vogt prefiere la cautela, le resulta casi imposible ocultar su optimismo respecto al posible hallazgo de vida en alguno de esos planetas. La apuesta de los astrónomos es al agua como elemento esencial para la vida. Por eso centran la atención en aquellos planetas que orbiten  a una distancia de su estrella que, ni sea tan cercana como para evaporar toda el agua, ni tan lejana como para que su agua sea un duro hielo.

“Si tienes en cuenta lo que conocemos sobre la vida, y cuán rápido se formó en la Tierra millones de años atrás, en condiciones realmente hostiles,  en las que resistió, desapareció y volvió, una y otra vez... Y si miras a tu alrededor, en donde sea que haya agua hay alguna forma de vida, no importa cuáles sean las condiciones, una fumarola en las profundidades del océano o el pozo de una mina sin luz solar a cientos de pies de profundidad, hay vida. Si dejas una gota de agua en la loza del baño enseguida sale moho. Siempre hay vida donde sea que haya un poquito de agua. Si miras todo eso,  diría que es difícil imaginar que no haya  alguna forma de vida formándose en donde sea que pueda formarse”.


💬Ver 0 comentarios