Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Según la Marina, hasta febrero había removido, detonado o 'desmilitarizado' 74,000 municiones, incluidas 7,250 bombas. (GFR Media)

WASHINGTON - La jefatura de la Marina de Guerra estadounidense puede tardar hasta cinco años más en comenzar la remoción de las bombas bajo agua en la isla municipio de Vieques, un procedimiento que  puede extenderse hasta 2030, siete años después de cuando espera completar el proceso de descontaminación y limpieza de la superficie de los antiguos terrenos militares.

Para justificar el retraso en la remoción de municiones en la zona marítima de Vieques, la oficina del secretario de la Marina de Guerra, Ray Mabus, mantuvo que no existe la tecnología para extraer esos explosivos de forma segura.

"Más allá de localizar las municiones bajo agua, la tecnología que permitirá atender su remoción por medio de un método seguro y efectivo está aún en etapa de desarrollo por parte de la Marina y otros", dice un breve informe, de solo dos páginas, rendido por la Marina de Guerra en febrero pasado al Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes de EE.UU.

El Nuevo Día obtuvo anoche copia del documento. 

2.2015 Navy Vieques and Culebra Environmental Restoration Report to Congress.pdf

La información suministrada por la Marina de Guerra al comité cameral responde a una petición hecha previamente por el congresista demócrata José Serrano (Nueva York), miembro del Comité de Asignaciones - en coordinación con el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi-, que fue incluido en 2014 en el presupuesto vigente del Departamento de Justicia de EE.UU.

Al documento sometido en febrero al Comité de Asignaciones, la Marina de Guerra le agrega un informe de 2003 en el que la empresa CH2M Hill resume la situación en la que encontró los terrenos del antiguo campo de tiro militar, después del cese de los bombardeos, y contiene algunos datos incompletos sobre el uso de municiones en Vieques.

Por ejemplo, indica que entre 1974 y 1998 se lanzaron sobre 40,000 municiones de aire a tierra. Pero, solo en 1998 se dispararon 474,000 municiones con armas pequeñas, incluidas 720 granadas.

En el informe de febrero en el que da cuenta de los trabajos de remoción de municiones en la Isla Nena, preparado por la oficina del secretario adjunto de la Marina para Asuntos de Instalaciones, Ambiente y Energía, la Armada estadounidense reafirma que la descontaminación y limpieza de la superficie terrestre en Vieques se extendería hasta el 2023, como ha indicado antes la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA), que supervisa el proceso.

El proceso de descontaminación y limpieza sobre la superficie terrestre se ha enfrentado a fuertes críticas por considerarse muy lento y además debido a la explosión al aire libre de municiones, lo que científicos temen intensifique las posibilidades de contaminación hacia la población civil.

La Marina de Guerra estadounidense ha desarrollado trabajos de restauración de superficie en 54 áreas, pero la remoción, detonación (al aire libre) o lo que describen desmilitarización de municiones se ha centrado en 18 sitios en que se utilizaban municiones o eran almacenadas.

Hasta febrero, según la Marina, había removido, detonado o 'desmilitarizado' 74,000 municiones, incluidas 7,250 bombas. "Las acciones de remoción se han completado en un 89% (10,882 de 12,212 acres), y la limpieza de la subsuperficie en un 18% (289 de 1,618 acres)", agrega.

Temprano ayer tanto Serrano como Pierluisi indicaron que el Comité de Asignaciones, insatisfecho con la respuesta del secretario de la Marina, le requirió más detalles al Pentágono sobre los trabajos de limpieza que se necesitan en Vieques y Culebra, como parte del informe del proyecto de asignaciones de Defensa, aprobado el martes en esa comisión. Esa medida irá a votación la semana próxima en el pleno de la Cámara baja federal. Luego pasará al Senado.

La petición original del Comité de Asignaciones de 2014, que formó parte del informe de la medida que asignó los fondos para este año fiscal del Departamento de Justicia de EE.UU., solicitó de la Marina de Guerra  y el Ejército de Estados Unidos que notificara al Congreso "en o antes de 90 días, los tipos y cantidades de armas que se utilizaron para entrenamiento en Vieques y Culebra".

La información sometida en febrero por la Marina al parecer no incluyó a Culebra.

En el nuevo lenguaje que acompaña la ley de asignaciones de Defensa para el año fiscal 2016, el Comité de Asignaciones mantiene que después de examinar el informe del secretario de la Marina de Guerra "permanece escéptico sobre el ritmo de los trabajos de restauración ambiental" en Vieques y Culebra.

Ahora, el Comité de Asignaciones solicita al subsecretario adjunto de Defensa para Instalaciones y Ambiente, que le informe, a más tardar 90 días después de que la medida se convierta en ley, "el tiempo que tomará realizar acciones de remoción de (municiones) de la superficie, las investigaciones que se hacen y las acciones correctivas posteriores para hacer frente a  riesgos que no habían sido contemplados previo a las acciones iniciales de la remoción".

"A pesar del progreso que se ha tenido en años recientes, el ritmo al que se están limpiando las islas de Vieques y Culebra es preocupante", indicó Serrano.


💬Ver 0 comentarios