Atentos a los cambios en el comportamiento infantil (horizontal-x3)
El Hospital San Jorge ofrece servicios ambulatorios y de hospitalización a menores pacientes de salud mental de 5 a 17 años. (Archivo/GFR Media)

La irritabilidad, el aislamiento y la falta de motivación para realizar actividades que antes solían hacer son algunos de los comportamientos que pueden alertar a los padres de que su niño o niña quizás enfrenta una dificultad emocional que, de no atenderse a tiempo, posiblemente se podría convertir en una condición de salud mental.

Tras registrarse un alza de niños menores de 12 años con algún trastorno mental, varias psicólogas conversaron con El Nuevo Día sobre cómo identificar y atender estas enfermedades.

“Tan pronto papá y mamá identifican que hay algo irregular en el comportamiento del menor, deben comunicarlo. No hay que esperar a tener un diagnóstico para actuar”, comentó la psicóloga clínica, Giselle Medina Vélez.

La también directora del Programa de Psicología Pediátrica de Cuidado Integrado del Hospital San Lucas, en Ponce, explicó que existen factores tanto internos como externos que influyen en el desarrollo de un trastorno mental infantil.

Algunas de las causas internas son el temperamento, cómo el niño se regula emocionalmente, cómo ha establecido sus relaciones de apego con sus figuras principales de crianza, dificultades en el lenguaje y aprendizaje, así como autoestima baja.

Mientras, los factores externos que pueden alimentar estas enfermedades son los conflictos entre papá y mamá, constantes incidentes de violencia en su entorno, pobreza y acoso escolar, entre otros.

Por otra parte, la psicóloga clínica y profesora del recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, Ángeles Acosta, dijo que para los más chicos las interacciones con su cuidador primario son clave en el proceso de desarrollo. “Es bien importante evaluar la interacción y darles estrategias (a los cuidadores) para poder manejar el reto de criar a estos niños”, reiteró Acosta.

La profesora explicó también que la mejor manera de atender estas condiciones psicológicas en niños menores de 5 años es con psicoterapia de juego y modelo de interrupción de la conducta.

Por último, Medina Vélez recomendó potenciar las actividades extracurriculares, la buena estima, los logros académicos y los buenos valores.


💬Ver 0 comentarios