Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un adolescente del estado de Texas logró lo que por años han intentado decenas de cazadores boricuas: capturar o darle muerte al elusivo y temible chupacabras.

 El portal cibernético Fox News Latino informa que fue Carter Pope, del tranquilo pueblo tejano La Salle, quien le atinó tres certeros disparos al extraño animal, que asegura es el legendario chupacabras.

“El caminó hacia el otro lado y comenzó a temblar, moviéndose lentamente. No tenía pelo y sus patas traseras estaban arrugadas”, expresó el joven a un medio local.

“Realmente creo que es el chupacabras”, agregó.

Además de los avistamientos en Texas, el chupacabras ha hecho apariciones en varios países de América Latina y el Caribe, como Puerto Rico.

 Aquí, saltó a la notoriedad a mediados de la década de los 1990, cuando incluso se organizaron expediciones, lideradas por el alcalde de Canóvanas, José “Chemo” Soto, para atraparlo.

A pesar de que estudiosos han desmentido la existencia del mítico chupacabras, el conocido alcalde ha reiterado que el animal es verdadero.

Ahora, ¿quién sabe?, quizá Pope pueda enseñarle algunos trucos para que el Soto logre atrapar al elusivo animal que lo transformó de alcalde en cazador, al estilo de Indiana Jones.

La leyenda del chupacabras tomó forma en el 1995, cuando en el municipio de Orocovis amanecieron muertas varias cabras y un toro.
 
Según informes de prensa, fueron el humorista Silverio Pérez y el periodista Arnaldo García quienes, conversando jocosamente sobre el incidente, bautizaron al animal que atacó a los otros como “el chupacabras”.

Las investigaciones posteriores concluyeron que el toro murió de tétano y las cabras por el ataque de una jauría de perros.

 Entre las muertes atribuidas al esquivo chupacabras se encuentran la de un caballo de paso fino y hasta la de un periquito.


💬Ver 0 comentarios