Hasta las 11:00 a.m. de ayer, el gobierno reportaba que un 40.99% de los clientes de la AEE ya tenían servicio energético. Arriba, la central Cambalache, de Arecibo. (horizontal-x3)
Hasta las 11:00 a.m. de ayer, el gobierno reportaba que un 40.99% de los clientes de la AEE ya tenían servicio energético. Arriba, la central Cambalache, de Arecibo. (David Villafañe)

La avería en el sistema eléctrico que dejó anteayer sin luz a varios pueblos del área norte parece haber sido provocada por un tensor debilitado tras el impacto de una excavadora de una compañía privada de contratistas, explicó el ingeniero Justo González, director de Generación de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

“Esperábamos ver un conductor, un cable en el suelo, algún fallo (técnico), que no es tan común, pero no se encontraron”, dijo a El Nuevo Día.

Indicó, tras sobrevolar el área impactada, que la avería reportada en la línea 50,100 se identificó a 18 millas de la central Cambalache de Arecibo, que transcurre hasta el Centro de Transmisión de Manatí. Allí, divisaron una serie de maquinarias de una compañía privada que estaban limpiando el terreno.

“Uno de los tensores que aguanta las torres estaba debilitado, fue impactado. Se notan huellas bien cerca de los tensores”, señaló.

Le teoría que tienen para explicar la avería, dijo, es que una de las excavadoras golpeó el tensor.

“(La máquina) se acercó a la línea eléctrica y brincó al área de corriente”, sostuvo, al explicar que se trata de líneas trifásicas, compuestas por tres cables unidos, que transmiten 230,000 voltios.

González no ofreció detalles sobre la compañía responsable de la avería; solo mencionó que hacían terraplenes con maquinaria pesada. Resaltó que sería difícil adjudicarle responsabilidad, ya que necesitarían testigos que hayan observado lo ocurrido.

Para corregir la falla, dijo, se repuso el tensor afectado y se volvió a poner la línea en servicio para que se recuperara la energía que habían perdido sectores que ya estaban conectados al sistema.

“Esta tarde (ayer) habrá más sectores energizados”, aseguró, al preguntarle por qué quedaban áreas afectadas, es decir, que tenían luz antes de la avería y no la habían recuperado ayer.

Según el ingeniero, se esperaba que en la tarde de ayer entraran en servicio dos unidades de la central San Juan, la 7 y la 9. La 7 tiene capacidad de 100 megavatios y la 9, de 180.

Con estas dos unidades adicionales, la esperanza era poder agregar más generación y llegar a más clientes, expresó.

La próxima meta

La semana que viene, mientras tanto, la meta de la AEE es trabajar en la línea 50,900, de 230,000 voltios, que transcurre de Aguirre a Aguas Buenas.

“Eso (esa conexión) va a darle mucha confiabilidad al sistema”, manifestó, al señalar que con el fortalecimiento de dicha línea se beneficiarán sectores de Caguas, Gurabo, Juncos, Aguas Buenas y San Lorenzo.

González insistió en que, con la ayuda de brigadas externas, se mantienen en que lograrán la meta de energizar el 95% del país para el 15 de diciembre.

“Ese manpower (adicional) va a ser un booster, va a acelerar el proceso de restauración”, aseguró.


💬Ver 0 comentarios