(default-x3)

Poco después de que la historia de sus hijos Paola y Carlos Díaz, de 5 y 2 años, fuera publicada por El Nuevo Día en diciembre pasado como parte de la serie de reportajes de Sueño de Navidad, Joanny Carrasquillo recibió una llamada que la sorprendió.

“Cuando salió el reportaje, un señor me llamó al teléfono y me dijo: ‘Te voy a hacer un regalo. Te voy a hacer el obsequio de regalarte mi guagua, esa era mi bebé’”, relató Joanny, aún asombrada. “Dijo que, cuando vio el periódico, Dios le habló, le tocó el corazón”.

La familia de Paola y Carlos -ambos con necesidades especiales que les impiden caminar- sólo contaba con la camioneta (pick-up) de una cabina del abuelo, por lo que Joanny tenía que llevar a los niños uno a uno al médico porque no cabían todos en el vehículo. Ahora, en la guagua donada pueden salir todos juntos. “Es del 1996 y está en excelentes condiciones”, describió la madre de tres.

“Él vino del área norte con su familia a traerla. Vinieron a nuestra casa. Ese día compartimos desde temprano hasta por la tarde. Nos reímos, lloramos”, contó. “Ahora los nenes son locos con montarse en la guagua”.

Otro ejemplo del desprendimiento de nuestros lectores para con las familias reseñadas es el inspirado por Harry Delgado, el joven de 14 años que padece del síndrome de Marfan. Dos empleados de un concesionario de autos donaron sus bonos de Navidad para las pruebas genéticas del joven, cuyo costo ascendía a $1,800. Y el alcalde de Yabucoa consiguió carpinteros que terminen de construir la casa de Harry.

Por su parte, el Club de Leones hizo una aportación para el entrenamiento de un perro de servicio para Jayden Rojas, de 2 años y con síndrome Bardet Diedl.

Suzanne Kleis, gerente de Relaciones Corporativas de El Nuevo Día, informó que dos donantes anónimos enviaron cheques por $10,000 y $7,000, respectivamente, a Sueño de Navidad. La ayuda llegó desde estados como Virginia, Tennessee, Florida y Nueva York, así como de la capital federal, Washington DC. Al 25 de febrero, se había recibido un total de $87,607 para ayudar a estas familias.

“Sé que las cosas no están buenas. Pensé que llegaría una que otra ayuda, pero no esperaba que ayudaran tanto a mi hijo”, dijo Nélida Rivera, madre de Harry. “Gracias”.