Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

No es uno ni dos. Ya son cinco los sacerdotes católicos de Puerto Rico que siguen los pasos de Alberto Cutié en la decisión de abandonar la sotana de la Iglesia Católica para ingresar a las filas de la Iglesia Episcopal.

Todos tienen un común denominador: están enamorados de una mujer.

Cinco sacerdotes, la mayoría de la Diócesis de San Juan, tocaron las puertas de la Iglesia Episcopal para decirle al obispo David Álvarez que estaban faltando al compromiso del celibato y preferían ingresar a su congregación en la que les permitirán que contraigan nupcias.

Los cinco religiosos dieron el paso, explicó Álvarez, luego de que se hizo pública una serie de fotos de Cutié, en las que el ahora ex sacerdote católico aparece con su novia en escenas románticas en una playa de Miami.

“La Diócesis de Puerto Rico, específicamente cinco clérigos católicos romanos, también esencialmente por el asunto del impedimento del celibato obligatorio, interesan continuar ejerciendo su sacerdocio, para poder contraer matrimonio en la Diócesis Episcopal de Puerto Rico. Ellos están en ese proceso”, confirmó el obispo Álvarez en una entrevista telefónica desde Nueva York con este diario.

Explicó que de esos cinco religiosos, dos ya completaron su ingreso a las filas de la Iglesia Episcopal, pero aún no ejercen como sacerdotes.

“Los otros (tres) siguen (en la Iglesia Católica) porque no han salido oficialmente, pero ya algunos se han retirado. No están ejerciendo”, indicó Álvarez.

¿De dónde son? “La mayoría son de la Arquidiócesis de San Juan”, respondió.

El obispo Álvarez se reservó los nombres de los referidos sacerdotes, pero aclaró que no es la primera ocasión que esto ocurre.

El arzobispo Roberto González Nieves, líder de la Arquidiócesis de San Juan, no contestó las llamadas de El Nuevo Día.


💬Ver 0 comentarios