Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cancelan la Ley Seca para el domingo (semisquare-x3)
Esta decisión fue tomada luego que de que tanto ciudadanos como organizaciones protestaran por esta veda. (Archivo / GFR Media)

Se escuchó el clamor de los boricuas que no querían la imposición de la Ley Seca el domingo, día en que se celebran las primarias republicanas.

Después de mucho tirijala entre los comisionados electorales, el viernes en la noche  se logró la unanimidad de los partidos para cancelar una veda que  se aseguró que causaría un disloque en la economía, sobre todo en el oeste del País, donde están pautados varios eventos especiales auspiciados  por empresas licoreras.

El comisionado electoral del Partido Nuevo Progresista, Jorge Dávila, no quería que desde la Comisión se “enmendará” la Ley Electoral de Puerto Rico. Objetó que no se le supliera un evaluación legal del asunto, esto después de que la propia presidenta de la Comisión, Liza García, había expresado que la Ley Seca tendría vigencia.

Cerca de las 10:00 de la noche Dávila anunció, sin embargo, que él -al igual que los comisionados del Partido Popular Democrático, del Partido del Pueblo Trabajador y del Partido Independentista Puertorriqueño- votaría en contra de la veda.

“Emito un voto en contra de la aplicación de dicha ley por encontrarla absurda e innecesaria. Aplicar la misma no sería consistente con lo ocurre en los 50 estados y le causaría un daño irreparable a los pequeños y medianos comerciantes”, informó anoche.

De Dávila haber votado en contra, la decisión sobre la Ley Seca habría recaído en la presidenta de la Comisión.

El comisionado electoral del Partido Popular, Guillermo San Antonio Acha insistió en que la Comisión sí tenía derecho a “interpretar” la Ley Electoral en cuanto a la aplicación de la Ley Seca en este tipo de primarias. “Lo del domingo (mañana) es un evento presidencial de Estados Unidos y la ley nuestra no habla nada de primarias presidenciales”, dijo.

Ayer, alcaldes de toda la Isla, principalmente de la zona oeste del País, pusieron el grito en el cielo por la veda al alcohol de mañana.  Muchos incluso dijeron abiertamente que sus policías municipales no pondrían en vigor la prohibición.

Los alcaldes de Rincón, Cabo Rojo y Lajas reclamaron auxilio del gobierno porque ese trío de pueblos iba a perder millones de dólares por la cancelación de eventos especiales pautados para mañana o por la actividad ordinarias en sus zonas turísticas.

“¡En Cabo Rojo solo se va a abrir un colegio para esa primaria! Aquí tenemos dos eventos importantes, la tercera regata de vela, en la Marina Puerto Real, en la que van a participar veinte veleros de Estados Unidos. Los auspiciadores son Don Q, Medalla y Heineken. También tenemos el Torneo de Pesca de Dorado, en el Club Naútico”, dijo indignado el alcalde de Cabo Rojo, Roberto Ramírez.

Ramírez advirtió que estos eventos se planificaron cuando ni siquiera se sabía la  fecha de las primarias.

Otro que estaba deprimido era el alcalde de Rincón, Carlos López.

Este fin de semana se celebra en Rincón el Corona Pro Surf Contest, un evento que solo mañana debe reunir a unas ocho mil personas.

“Esas primarias no son de aquí… y casi nadie participa”, dijo el alcalde de Lajas, Marcos “Turin” Irizarry, quien fue uno de los que anunció que la policía de ese pueblo no iba a intervenir con nadie que estuviese vendiendo alcohol.

En Lajas, la actividad económica de los domingos se concentra en la Parguera.

La veda de venta y consumo de alcohol se suponía que estuviera vigente desde las 12:00 a.m. del domingo hasta las 9:00 p.m. del mismo día.

Ese horario iba afectar incluso varios actividades deportivas, que ayer se cancelaron o se cambiaron de horario.

El corre-corre de cancelaciones tocó a la Liga de Béisbol Superior Doble A, que suspendió sus once juegos de mañana debido al cierre de la cantinas.

El Baloncesto Superior Nacional también atrasó sus juegos de mañana para evitar el periodo de veda nocturna.

El Partido Republicano de Puerto Rico apoyó  la suspensión de la Ley Seca. La presidenta de esa colectividad en la Isla, Jenniffer González, se amparó en la ley de primarias presidenciales compulsorias para decir que esa ley es la que aplica en este caso, no la electoral.

La presidenta de la Comisión Estatal de Elecciones le salió sin embargo al paso y sostuvo que el Reglamento de las Primarias Republicanas, que firmaron González y el comisionado electoral republicano Edwin Mundo, en su página 33 contempla la Ley Seca.

Se supo que hubo un intercambio epistolar entre González y García porque la primera le echaba la culpa a la Comisión por el hecho de que hubiese tanta confusión en torno a la celebración de la primaria.

En la CEE se indicó que todo lo relacionado con la fecha del evento lo decidió el Partido Republicano.

García había estado reticente a suspender la Ley Seca porque no tenía una enmienda legislativa.

Mencionó incluso que a ella la habían criticado por su decisión en torno a los endosos que necesitaba el salubrista José Vargas Vidot.

En la Legislatura, el que tomó la batuta para buscar una solución al problema de la Ley Seca, fue el presidente de la Comisión de Turismo de la Cámara de Representantes, Ángel Matos.

Matos afirmó que la veda en la venta y consumo de alcohol iba a lesionar la economía de la Isla en el peor momento: en  medio de la crisis por la que atraviesa  el País.


💬Ver 0 comentarios