Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La ambivalencia del gobernador Luis Fortuño en cuanto al gasoducto ha sido combustible para la oposición comunitaria, postura que se robustece en momentos en que el polémico proyecto parece estar en sus postrimerías y a solo días de que los ciudadanos marchen hasta La Fortaleza para exigir que se retire definitivamente.

Ayer, líderes comunitarios de entidades opuestas al gasoducto afirmaron que, a diferencia de ocasiones anteriores, esta “lucha” ha rebasado ideologías sociopolíticas y religiosas.

“Aquí ha habido una oposición responsable, que incluye protestar pero también presentar propuestas. A eso se suma el que hemos llevado un proceso de orientación a las comunidades”, señaló Juan Camacho, de Toabajeños contra el Gasoducto.

Por su parte, Arturo Massol, de Casa Pueblo, de Adjuntas, planteó que esas funciones de orientar y presentar alternativas al gasoducto le correspondían -en principio- al Gobierno, pero las comunidades las asumieron ante la ambivalencia de Fortuño.

Esa ambivalencia se fundamenta en que Fortuño ha expresado que tiene dudas sobre la efectividad del gasoducto, pero no retira la solicitud de permiso del proyecto ante el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos (USACE). A eso se añade que Fortuño impartió órdenes a la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica, de buscar alternativas más rápidas y baratas que la tubería.

“El País ha reconocido que (el gasoducto) es una amenaza para la totalidad de la Isla. El País se siente profundamente engañado por las mentiras en el manejo de este asunto, que van desde campañas publicitarias huecas hasta el otorgamiento de millonarios contratos”, acotó Massol.

Bajo ese contexto, exhortó a quienes se sientan “golpeados y amenazados” por la actual administración a participar este domingo, 19 de febrero, en la “Marcha Nacional: Puerto Rico firme contra el Gasoducto”. La marcha saldrá a las 10:00 a.m. desde el lado norte del Capitolio y llegará hasta La Fortaleza, donde los asistentes le exigirán al Gobernador que retire el gasoducto de una vez y por todas.

“Ante las amenazas de los gobiernos, los pueblos se unen. Aquí la gente entendió la amenaza que había detrás de este proyecto; los impactos ambientales y sociales. El Gobierno se topó con la reserva moral del pueblo de Puerto Rico”, dijo Gustavo Casalduc, del Comité Utuadeño contra el Gasoducto.

Los organizadores de la marcha aseguraron que la lucha contra el gasoducto cuenta con el apoyo de grupos ambientales, sindicales, profesionales y científicos. Expresaron, además, que este domingo también habrá protestas contra el proyecto en las oficinas del USACE en Nueva York.


💬Ver 0 comentarios