Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Washington– Con el espectacular crecimiento de 1.2 millones durante la última década, la diáspora boricua en Estados Unidos es ahora 900,000 personas más grande que la población de Puerto Rico.

Según los nuevos datos del Censo de 2010, un total de 4,623,716 personas de origen puertorriqueño residía el pasado año en Estados Unidos, en comparación con 3,406,178 que había en 2000.

Ya se conocía que la población de Puerto Rico, según el Censo de 2010, se había reducido en los últimos 10 años en unas 82,000 personas, para quedar en 3,725,789.

Para los expertos, el crecimiento de la diáspora y la dispersión de la comunidad boricua plantean nuevos retos, no solo para los puertorriqueños en Estados Unido sino también para los puertorriqueños de la Isla.

“En Puerto Rico tienen ahora más que nunca que pensar en los boricuas de Estados Unidos”, indicó Edwin Meléndez, director del Centro de Estudios Puertorriqueños, en Nueva York, al señalar que para muchas familias en la Isla ya es común que parte de sus seres queridos vivan en este país.

Para el profesor Jorge Duany, de la Universidad de Puerto Rico (UPR), “el principal desafío es cómo redefinir la identidad cultural puertorriqueña en términos no exclusivos desde el punto de vista lingüístico y territorial, precisamente para incluir a más de la mitad de la población de origen puertorriqueño que vive fuera de la Isla, que quizás ya no habla español como su idioma dominante, pero que sigue sintiéndose muy orgullosa de esa pegajosa “mancha de plátano” que es la puertorriqueñidad”.

Los expertos coinciden en que el aumento en la población boricua de Estados Unidos refleja además que la ola migratoria desde Puerto Rico -que se ha estimado en cerca de 500,000 personas durante la última década- se ha intensificado en los últimos dos años.

Buscando empleo

La migración hacia Estados Unidos ha estado vinculada a la búsqueda de empleo, una mejor calidad de vida -en momentos en que la violencia en Puerto Rico alcanza niveles históricos- y en ocasiones en busca de lazos familiares.

“Si no hubiese el vínculo de la ciudadanía estadounidense, es posible que estaríamos saliendo en yola. Es una expresión dramática, pero tiene cierta validez”, dijo Meléndez.

Es posible que ningún otro país del mundo tenga a una proporción tan alta de su población residiendo en el exterior, según el profesor Duany.

Irlanda, que vio a gran parte de su población huir de la miseria a mediados del siglo XIX, tiene una población de cerca de 6.2 millones y casi esa misma cantidad de residentes del Reino Unido reclama que tienen por lo menos un 25% de sangre irlandesa.

Israel tiene cerca del 60% de su pueblo fuera de su territorio, pero su nacionalismo se basa en su religión.

Los estimados hechos antes del 2010 por el Censo federal indicaban que la población boricua alcanzaría de 4.3 millones a 4.4 millones en 2010, una cifra que se quedó corta.

“Las cifras de 2010 confirman que ha habido un cambio en el centro de gravedad de la población puertorriqueña de la Isla a la diáspora”, agregó Duany.

Más de la mitad de la población de Puerto Rico sigue concentrada principalmente en estados del noreste, como Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Connecticut y Massachusetts.

Pero, además de Florida -el destino de la mayoría de los boricuas durante las últimas dos décadas- han ocurrido aumentos importantes en la población boricua en estados no tradicionales, como California, Texas, Carolina del Norte, Virginia, Georgia y Hawai.

En esos estados, la diáspora boricua en Estados Unidos tiene la tarea de ir en busca de representación política.

“Tienen que involucrarse en los procesos de redistribución electoral en sus distritos”, indicó Angelo Falcón, presidente del Instituto de Política Pública Latina, con oficinas en Nueva York.

Falcón advirtió, además, que el crecimiento de la diáspora le representa nuevas obligaciones a la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (PRFAA), que en medio de la crisis económica ha reducido al mínimo su presencia en las comunidades puertorriqueñas de Estados Unidos.

Con estas cifras, los puertorriqueños son el segundo grupo de hispanos con mayor presencia en los Estados Unidos, después de los mexicanos.

La población hispana

Los datos divulgados ayer indican que la población hispana alcanzó en el 2010 los 50,477, 594, lo que supone el 16.3% de los habitantes de Estados Unidos.

En comparación con el 2000, la población hispana tuvo un aumento extraordinario de 43%, especialmente si se tiene en cuenta que el crecimiento de toda la población en Estados Unidos fue de 9%.

De los 50.47 millones de hispanos - número en el que no se incluyen los residentes de Puerto Rico- que ahora se confirma que residían en el 2010 en Estados Unidos, los mexicanos representaban el 63%, con un total de 31.8 millones.

Los puertorriqueños son el segundo grupo más alto, pues alcanzan el 9% de la población hispana. Los cubanos sumaban 1.78 millones en 2010, lo que supone el 4% de todos los latinos en Estados Unidos.

Los dominicanos, mientras, representan el 2.8% de la población hispana, con 1.41millones, el doble del total de hace una década.

“La mayor dispersión de los puertorriqueños a través del sur, medio oeste y oeste de Estados Unidos implica que entrarán en mayor contacto con otras minorías étnicascomo los cubanos en el sur de Florida, los asiáticos en el estado de Washington e incluso con descendientes de indígenas en varios lugares”, agregó el profesor Duany”, subrayó el profesor Duany.


💬Ver 0 comentarios