Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

WASHINGTON - El Comité Pro Rescate y Desarrollo de Vieques consideró hoy que el comisionado residente Pedro Pierluisi ha magnificado el alcance de peticiones de información que ha adoptado el Congreso sobre los antiguos entrenamientos militares en Vieques y Culebra.

La forma en que Pierluisi ha descrito lenguajes aprobados en el Congreso tergiversa la verdad, según el portavoz del comité, Robert Rabin.

En diciembre, en un memorial explicativo de la ley de autorización de gastos de Defensa, se exhortó al Pentágono a trabajar con el gobierno de Puerto Rico “para asegurar que documentos e informes” del Departamento de Defensa y el Ejército sobre sus centros de entrenamiento en Vieques y Culebra “sean hechos públicos”.

La petición original de Pierluisi, incluida en el lenguaje de la Cámara baja federal pero que fue descartada en el Senado, iba a dirigida a “requerir al Secretario de Defensa que hiciera una revisión de todos los récords del Departamento de Defensa que detallen el uso histórico de municiones y el entrenamiento en las islas de Vieques y Culebra, en Puerto Rico”.

Por no haber texto alguno en la medida sobre esa solicitud, el lenguaje no tiene fuerza de ley, indicó el Comité.

El grupo viequense critica que Pierluisi, de todos modos, haya indicado en diciembre que “el lenguaje sobre Vieques y Culebra asegura que el pueblo de Puerto Rico tenga acceso a toda la data sobre el tipo y la cantidad de municiones que se utilizaron, las áreas donde fueron detonadas, y las municiones que actualmente permanecen en ambas islas y que son posibles amenazas a la seguridad pública, la salud de los residentes y el medio ambiente”.

Ahora, en el memorial explicativo del proyecto de presupuesto federal, Pierluisi logró incluir lenguaje que solicita a los secretarios de la Marina de Guerra y el Ejército que informen a los comités de defensa del Congreso las medidas de limpieza que tienen lugar en Vieques y Culebra.

El Comité cuestiona que Pierluisi indicara que ese otro texto también supone una exigencia al Pentágono, pues aunque sea otro lenguaje persuasivo tampoco tiene fuerza de ley, es decir que no obliga a los jefes del Departamento de Defensa.

“Los viequenses agradecemos cualquier gestión que sea de beneficio para nuestro pueblo, pero no podemos permitir que se le dé un falso sentido de seguridad a nuestra gente de que algo se le está exigiendo a la Marina cuando en realidad lo que se obtuvo fueron exhortaciones vagas que carecen de fuerza legal alguna”, indicó Nilda Medina, activista viequense.

Reacciona Pierluisi

“El lenguaje forma parte de los informes que acompañan los proyectos de ley y expresan la posición del liderato, tanto de la Cámara como del Senado de Estados Unidos, con respecto a Vieques y establece la política pública que deben seguir las agencias. Es desafortunado que resten importancia en lugar de unirse a los esfuerzos que llevo a cabo en la capital federal. Que se incluya lenguaje como éste en el proyecto Omnibus, que hoy será firmado por el Presidente de Estados Unidos Barack Obama, es un logro para el pueblo Viequense y para Puerto Rico. Reconozco que el Comité, igual que todos nosotros, quiere más y lo comprendo, pero no debemos minimizar los alcances de estos proyectos que sin duda representan un avance en esta lucha”, comentó, por su parte, Pierluisi.

El pasado día 3, el comisionado Pierluisi tuvo que reconocer que se equivocó al dar por aprobado en el Congreso un lenguaje en el que buscaba que los ingresos y gastos del país fueran revisados por la Oficina de Contraloría General (GAO).


💬Ver 0 comentarios