Controversia en la UPR por uso de la Policía (horizontal-x3)
Miembros del Senado Académico del recinto de Río Piedras dieron muestras de apoyo a Carmen H. Rivera Vega tras conocer su dimisión como rectora interina. (Ramón Tonito Zayas)

El recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) quedó ayer a la deriva, con la salida de su rectora interina Carmen H. Rivera Vega, justo en momentos en que los regentes de la institución académica difieren sobre la posible intervención de la Policía para reabrir el campus.

Asimismo, la renuncia de Rivera Vega deja en suspenso el proceso de mediación entre diversos representantes de la comunidad universitaria, dirigido a poner fin a la huelga decretada por los estudiantes hace más de un mes en protesta por los recortes fiscales requeridos por el gobierno y la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

Desde temprano ayer surgieron especulaciones sobre las posibles renuncias de la rectora interina y de la presidenta interina de la UPR, Nivia Fernández, quienes enfrentan la amenaza de ser encarceladas el próximo lunes si los portones del campus no reabren en cumplimiento con una orden emitida por el Tribunal Apelativo. 

Esta semana, la jueza de instancia Lauracelis Roques Arroyo impuso a la UPR una multa de $5,000 por incumplir con el requerimiento del foro apelativo y una sanción diaria de $1,000 hasta que reabra el campus.

Ante ese escenario, trascendió ayer que la presidenta interina solicitó a la superintendente de la Policía, Michelle Hernández de Fraley, la intervención de la Uniformada para reabrir el campus de Río Piedras.

No obstante, la jefa de la Policía afirmó que “se mantiene la posición de no intervención y lo que ha bajado del tribunal no incumbe a la Policía de Puerto Rico”.

Mientras Fernández optó por solicitar la acción policial, el vicepresidente de la Junta d e Gobierno de la UPR, Carlos H. del Río, abogó por mantener el diálogo con miras a reabrir la universidad sin violencia.

“La Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico tiene, en este momento, plena confianza en el proceso de diálogo que comenzó la semana pasada, que aunque intenso es continuo. Las conversaciones progresan con el paso de los días y se mueven en la dirección que queremos todos, que no es otra que hacia la salvación de la universidad y los importantes servicios que ofrece a miles de estudiantes y al país”, dijo en declaraciones escritas, al hacer alusión al comité de diálogo a nivel sistémico creado recientemente.

“El procedimiento en el tribunal presenta una disyuntiva que desvía la atención de lo esencial: combatir los recortes de $512 millones propuestos por la Junta de Supervisión Fiscal y reabrir la universidad, lo cual es importante lograr sin violencia. Rogamos y necesitamos sensatez y compromiso de todos los actores con roles en esta controversia, por el futuro de la universidad”, agregó.

Mientras la discusión sobre la intervención de la Policía se producía, en los portones del recinto riopedrense se observaban, según visuales obtenidos por El Nuevo Día, acumulaciones de gomas como aparentes refuerzos a las barricadas levantadas por los estudiantes.

Renuncia rumorada

La reunión de la rectora interina de Río Piedras con los decanos del recinto en la mañana de ayer avivó los rumores de su dimisión. Sin embargo, no fue hasta su salida de un cónclave del Senado Académico que Rivera Vega confirmó su salida.

“Es una decisión bien difícil la que he tomado en el día de hoy, pero ciertamente confío en que habrá una pronta resolución a este conflicto. Yo soy educadora, sobre todo, soy catedrática y entiendo la importancia de la universidad abierta, de una universidad acreditada, de una universidad que tenga el respeto del país y que tenga los medios necesarios para poder seguir operando”, expresó la profesora, quien asumió la rectoría de forma interina en febrero pasado.

Rivera Vega, quien sustituyó a María de los Ángeles Castro, se estrenó en la rectoría con el decreto estudiantil, en la Asamblea General del 22 de febrero, de un paro de 48 horas.

“Saben la postura que he mantenido hasta ahora, es una postura de convivencia, una postura de no confrontación y la seguiré manteniendo… Todo tiene un límite, el cuerpo también tiene un límite y estos son procesos bien intensos”, dijo la rectora interina saliente, al responder preguntas sobre las razones de su dimisión.

Concluida la reunión del Senado Académico en la Fundación Luis Muñoz Marín, surgieron múltiples muestras de apoyo de los senadores académicos a Rivera Vega. Llamó la atención la reacción de la presidenta del Consejo General de Estudiantes (CGE) de Río Piedras, Wilmarí de Jesús, quien se mostró llorosa al fundirse en un abrazo con la dimitente.

“Es una gran pérdida porque es una gran académica, una gran administradora, es un gran ser humano”, dijo la líder estudiantil.

“La persona que venga luego de la doctora Carmen Haydeé (Rivera Vega) esperemos que sea una persona que confíe, al igual que ella, en esas políticas de no confrontación y que vea el diálogo como método de la resolución de estos conflictos y demás”, agregó.

De Jesús afirmó que, pese a la salida de Rivera Vega, está en disposición de continuar los trabajo en el comité de diálogo del recinto, en el que ya se habría acordado la creación de un comité para auditar la deuda pública y la creación de una mesa de diálogo multisectorial. La primera, precisamente, es uno de las condiciones expuestas por los estudiantes para levantar la huelga.

A preguntas de este medio, De Jesús lamentó la determinación de la presidenta interina de solicitar la intervención policiaca.

“Es una pena que, de ser esto cierto, se asuma esta posición por parte de la presidencia. Ya nosotros hemos hecho unos posicionamientos respecto a la presidenta Nivia Fernández. Nosotros la invitamos a que renuncie porque definitivamente no representa a los diferentessectores de la comunidad universitaria y nos deja en una posición bastante complicada si este es el modo que ella va asumir”, manifestó la presidenta de la CGE.

Fernández, entretanto, se limitó a lamentar –en declaraciones escritas– la renuncia de la rectora interina. A través de su portavoz, Joseph Martínez, afirmó que ella, por su parte, se mantendría en su puesto.

“Durante este difícil período de paro, la doctora. Rivera hizo el mayor esfuerzo para promover el diálogo y la mediación como métodos para superar este conflicto y reanudar las actividades académicas y administrativas en un ambiente de libre y seguro acceso. Agradezco a la doctora Rivera su servicio, compromiso y dedicación con la Universidad de Puerto Rico”, arguyó.

El portavoz de Fernández confirmó que no hay nadie identificado para ocupar la rectoría. Fuentes señalan que Rivera Vega renunció sin dejar a cargo algún funcionario que dirija el recinto mientras se realiza la designación correspondiente.


💬Ver 0 comentarios