Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En estos días de revivir la tradición navideña, y como parte de ella la música típica, Juan Camacho, portavoz del grupo Toabajeños contra el Gasoducto, se inspiró y creó una décima que apoya su lucha en repudio al polémico proyecto.

 

“Décima contra el gasoducto” condena el proyecto gubernamental que busca generar energía alterna con el uso de gas natural, el cual sería transportado por un tubo que cruzaría Puerto Rico de sur a norte.

 

“Quiero que esta sea la décima oficial de la Navidad”, deseó Camacho al hablar sobre su obra.

 

Explicó que está creada utilizando el método Espinela, que “se basa en estrofas de diez  líneas y versos octosílabos”.

 

“Es el género que ha cultivado nuestro jíbaro desde siglos, desde que le llegó de los invasores españoles”, ilustró el compositor de décimas y autor de varios libros sobre estas.

 

“Queremos llamar la atención con esta pieza estilo décima sobre la situación del pueblo puertorriqueño en relación a la construcción del proyecto del gasoducto. Es un proyecto innecesario, pero que su construcción afectará el ambiente y la seguridad de la familias puertorriqueñas. En este periodo de Navidad, tiene pertinencia presentar el problema en forma de reflexiones”, opinó Camacho.

 

El poeta reconoció y lamentó no ser trovador, por lo que –dijo- espera poder escuchar en voz de muchos cantores los versos de su reflexión en décima y por eso la comparte.

 

Décima contra el gasoducto

 

Pretende el gobierno actual

pasar un tubo de acero 

por ríos y sumideros  

llevando gas natural.

Es un proyecto letal

para la vida y ambiente

porque es incongruente

con la fauna y con la flora

y hasta mata y deteriora

la vida de nuestra gente.

 

De Peñuelas a San Juan         

cruzando de sur a norte

se diseñó sin que importe       

las vidas que matarán.

Ese tubo es un afán

absurdo e innecesario 

es totalmente contrario

a nuestro entorno ambiental

es un tumbe nacional 

para esquilmar al erario.

 

Esa horrible construcción

de tubos en una hilera

impacta la Cordillera

en su mismo corazón.

Representa destrucción

de lo vivo y  por nacer

razón para responder

con un pueblo que batalle

con militancia en la calle

hasta atriunfar y vencer.

 

Es primera prioridad

deber de todas y todos

el luchar codo con codo

contra esa atrocidad.

Que cada comunidad

sea la chispa y sea resorte

de lucha que nos aporte

las fuerzas para avanzar

y así poder derrotar

al gasoducto del norte.


💬Ver 0 comentarios