Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

VIEQUES – Luego de una pausa prolongada –como él mismo la describió–, el congresista boricua Luis Gutiérrez regresó a la Isla Nena para conmemorar los 10 años de la salida de la Marina de Guerra de Estados Unidos y, al mismo tiempo, “escuchar y conocer de cerca” las necesidades de su población.

Gutiérrez, quien fue arrestado en dos ocasiones por hacer desobediencia civil en terrenos que solía ocupar la Marina, se comprometió a llevar ante el Congreso federal la “agenda de prioridades” de los viequenses.

Y esa agenda empezó a conformarla ayer luego de participar en un conversatorio con estudiantes de escuela intermedia y superior de la Isla Nena. Precisamente, la plática tuvo lugar en la escuela intermedia 20 de septiembre de 1988, la única en Vieques.

Finalizado el encuentro, Gutiérrez conversó con El Nuevo Día.

¿Qué le pareció la actividad?

Excelente. Lo más importante de la actividad es que se hizo. Encuentros como este no se daban aquí hace 60 años (cuando la Marina llegó a Vieques).

¿Cuál es la importancia de este tipo de eventos?

Una de las maneras que tú preparas a la población es educando; que la historia de Vieques sea parte de cualquier currículo de historia en Puerto Rico.

Esa, precisamente, fue una de las recomendaciones que le hizo un estudiante. ¿Qué le parecieron las preguntas de los alumnos?

Las preguntas fueron excelentísimas y, obviamente, hicieron hincapié en la limpieza (de los terrenos que ocupaba la Marina) y devolverle la tierra (al municipio o al Estado).

¿Le sorprendieron esas preguntas?

Ver esa conexión de los jóvenes con la lucha, o sea... Yo a esa edad (12 a 17 años) no hubiese tenido una conexión tan de cerca con la justicia.

Con motivo del décimo aniversario de la salida de la Marina, más de una persona ha planteado que hacen falta nuevos líderes. ¿Cree que los jóvenes ya están asumiendo ese rol?

Se ha dicho muchas veces que la historia de Vieques no se repetirá si los viequenses están educados y fortalecidos en su compromiso. Este tipo de actividad es importante porque va a cambiar la manera de pensar de muchos jóvenes, quizás no de todos, pero sí de suficientes como para crear un nuevo liderato. Ese liderato tiene que venir de ellos, de los viequenses.

¿Hace cuánto no venía a Vieques?

Por lo menos, hace ocho años.

¿Y cómo encontró a la Isla Nena?

El calor humano de los viequenses es increíble. Pero, desafortunadamente, encontré a Vieques con muchos de los mismos problemas de hace una década. No solo no se han resuelto, sino que no veo el plan para resolverlos.

¿Cuál es el principal problema? ¿A qué hay que darle prioridad?

Limpiar los terrenos y devolvérselos a los viequenses.

Finalmente, ¿cuál será su prioridad en el Congreso?

Hablarles a mis colegas y darles un informe de esta situación. Obviamente, iré ante el hemiciclo para educar a mis colegas congresistas. Esas dos cosas sí las podré lograr.

Aconseja a los jóvenes

Durante el conversatorio, Gutiérrez exhortó a los jóvenes a ver “la lucha comunitaria” como una responsabilidad; como parte de su vida.

“Yo soy puertorriqueño, aunque nací en Chicago. Por eso, cuando vi en Vieques la lucha que ustedes habían empezado, me monté en un avión e hice desobediencia civil. A nivel internacional todos tenían que saber sobre el abuso con los bombardeos para que ustedes, los jóvenes, tuvieran un futuro mejor”, manifestó.

Luego de recordar que fue arrestado en dos ocasiones, Gutiérrez sentenció: “Ahora ustedes tienen que insistir para terminar lo que se empezó; la lucha en Vieques continúa”.


💬Ver 0 comentarios