Desde que se anunció el cierre de 179 escuelas la semana pasada, Educación ha recibido propuestas y sugerencias de “diversos sectores” para intentar que se desista de clausurar algún plantel, dijo Keleher. (horizontal-x3)
Desde que se anunció el cierre de 179 escuelas la semana pasada, Educación ha recibido propuestas y sugerencias de “diversos sectores” para intentar que se desista de clausurar algún plantel, dijo Keleher. (Gerald López Cepero)

La secretaria del Departamento de Educación, Julia Keleher, sostuvo que la agencia no revertirá la decisión de ordenar el cierre de 179 escuelas públicas al finalizar este semestre, a pesar de los reclamos que ha recibido desde que se hizo el anuncio el viernes pasado.

“Todas estas consolidaciones se hacen para mejorar las condiciones académicas y de ambiente de los estudiantes. Los propios padres, maestros y directores saben que en las escuelas receptoras los niños y niñas tendrán la oportunidad de una mucha mejor educación, lo que tiene que ser prioridad para todos los adultos. Nuevamente, hablamos de pasar a mejores plantas físicas, a contar con más programas educativos, materiales, maestros por cantidad de niños, directores, conserjes, entre otros muchos beneficios. El bienestar del estudiante tiene que ser lo más importante. Eso no es negociable”, expresó la secretaria en un comunicado de prensa.

Desde que se anunció el cierre de las 179 escuelas la semana pasada, en la agencia se han recibido propuestas y sugerencias de “diversos sectores” para intentar que se desista de clausurar algún plantel, detalló Keleher, quien agradeció las buenas intenciones de los ciudadanos. No obstante, la titular de Educación sostuvo que el período para presentar propuestas ya pasó.

“Entiendo sus inquietudes. Aunque todos tuvieron la oportunidad de expresarse durante los pasados cuatro meses, estoy disponible para escucharlos, de forma ordenada, concertada y profesional. Igualmente, recibiré y veré todos los documentos que me quieran hacer llegar. Pero, insisto en que estamos en este proceso desde febrero y, desde entonces, estuve disponible y dispuesta a tomar en cuenta todos y cada uno de los planteamientos que quisieran hacerme. La decisión es final; fue bien pensada y en consenso”, añadió.

En febrero comenzó el análisis de las escuelas que se estarían cerrando este año escolar, luego que en diciembre pasado la Junta de Supervisión Fiscal ordenara revisar la estructura del sistema público de enseñanza para que su tamaño respondiera mejor a los recursos disponibles, así como implementar estrategias para mejorar el desempeño académico de los estudiantes. El ente fiscal que controla las finanzas del País ha establecido que Educación podría operar con una reducción de $1,000 millones -un tercio de su presupuesto- en los próximos años.

Asimismo, en la comunicación escrita la funcionaria le recordó a legisladores y alcaldes que los asuntos del Departamento de Educación se manejan acorde a los reglamentos de la agencia, dejando entrever que se ha intentado hacer presión desde la esfera política.

“Existen reglamentos específicos de cómo se deben trabajar los asuntos del Departamento, un orden, una estructura previamente establecida. Aunque las intenciones pueden ser buenas, y no lo dudo, existen leyes, reglas y procedimientos los que, como adultos yprofesionales, acatamos y seguimos muy cuidadosamente, siempre velando el bienestar del estudiante”, sostuvo Keleher.


💬Ver 0 comentarios