Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La falta de una expresión clara de que el gasoducto está totalmente descartado mantiene en la incertidumbre a los sectores opuestos al proyecto, quienes toman con suspicacia el discurso gubernamental de que están buscando opciones más rápidas y baratas para traer gas natural a Puerto Rico.

El abogado ambiental Pedro Saadé, representante de los ciudadanos afectados por el gasoducto, denunció ayer que, por un lado, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) da a entender que la obra tiene sus días contados, pero, por el otro, mantiene vivo sus permisos ante el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE).

A propósito, Saadé indicó que los abogados de los afectados por la tubería enviarán cartas al USACE notificándoles del nuevo discurso gubernamental. Asimismo, dijo que los abogados evalúan la posibilidad de radicar en el tribunal un recurso legal exigiendo que se retiren las peticiones de expropiación asociadas al proyecto y que se le devuelvan los títulos de propiedad a los vecinos ya emplazados.

“Todavía hacen falta expresiones más claras para poder concluir que no se está manipulando la opinión pública y que no se está jugando con la gente”, expresó Saadé, quien destacó que la directriz del gobernador Luis Fortuño, de buscar opciones al gasoducto, podría responder a la cercanía de las próximas elecciones generales.

“Las expresiones del gobernador no significan que está cambiando la política pública energética existente... significan que está cambiando su estrategia política de cara a un proceso eleccionario”, expuso el experto en política pública ambiental, Cecilio Ortiz.

Ortiz y la socióloga ambiental, Marla Pérez, expresaron que la actual política pública energética se basa en la quema de combustibles fósiles. La entrada del gas natural a la Isla, ya sea con un gasoducto o mediante barcazas, no cambia eso, pues también se trata de un combustible fósil, como el crudo.

Saadé, Ortiz y Pérez coincidieron en que la postura de Fortuño sobre el gas natural, el gasoducto y las barcazas pudiera cambiar de un momento a otro. Los tres recordaron que mientras Fortuño era candidato a la gobernación se opuso al desaparecido Gasoducto del Sur y a cualquier proyecto de gas natural. Sin embargo, ya instalado en La Fortaleza, el mandatario anunció la construcción de Vía Verde.

Al frente Casa Pueblo

Ortiz y Pérez manifestaron que la aparente apertura en la opinión de Fortuño sobre el gasoducto sí se vio influenciada por la presión comunitaria, sobre todo la de Casa Pueblo de Adjuntas.

Arturo Massol, de la Comisión Técnica y Científica de la entidad, afirmó que el gobierno nunca pudo rebatir los argumentos de que el gasoducto afectaría el ambiente, operaría al 30% de su capacidad, pondría en riesgo a 200,000 personas en su ruta y traería menos del ahorro energético prometido.

Massol destacó que la llegada de José Ortiz a la Junta de Gobierno de la AEE también “suavizó” el discurso del gasoducto. Fuentes de este diario aseguran, incluso, que Ortiz condicionó su llegada al ente rector de la AEE a que se descartara el gasoducto.


💬Ver 0 comentarios