Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Expuesto al clima, a los tiburones y al cansancio, el empresario y navegante español Álvaro de Marichalar partió hoy desde San Juan a bordo de una moto acuática (jetski) hacia la ciudad de San Agustín en el estado de la Florida, para conmemorar los 500 años en que Juan Ponce de León descubrió esa ciudad.

Su arriesgada travesía por mar lleva el nombre “Expedición Descubrimiento Florida” y espera ser realizada en un período de 17 días de navegación solitaria pues su meta es  llegar a San Agustín el 3 de abril, el mismo día en que Ponce de León  descubrió la ciudad en 1513 en busca de la fuente de la juventud.

Este viaje de aventura que realizará de pie en su pequeña embarcación,  también lo hará a beneficio de la Fundación Haití se Pone de Pie,  formada por un grupo de médicos que brindaron su ayuda a las víctimas del terremoto del pasado 12 de enero de 2010 en Haití.

“Con gran emoción empiezo a zarpar. Es un desafío para conmemorar 500 años de una gesta con el deseo mandar un mensaje de paz, de unión entre España, Puerto Rico y Estados Unidos, de una herencia de 500 años. Además, de ayudara a la gente valiente de Puerto Rico que ha ayudado a Haití” dijo a la prensa el navegante de 51 años, antes de iniciar su viaje poco después del mediodía desde el Club Náutico de San Juan.

Pero su travesía comenzó hoy con tropiezos. Su viaje, que estaba  pautado para iniciar a las 11:00 a.m.,  se atrasó pues le faltaba cumplir con unos requisitos del Departamento de Recursos Naturales y el Departamento de Hacienda. Un amigo suyo, el abogado Marcos Rigau, dijo que durante tres días ayudó en todo el proceso legal, la permisología, y el registro de la moto acuática que fue comprada en la Isla.

“Estaba intentado conseguir la matrícula y ya la tengo”, sostuvo  de Marichalar, quien ha conseguido numerosos récords mundiales por sus hazañas en el mar con su moto acuática.

Tras obtener la  bendición de un padre católico, este hombre, que vestía  un traje deportivo verde y negro, se montó en su moto acuática negra y amarilla, y  de tres metros de largo de nombre Numancia. 

El vehículo está equipadao con radio,  un sistema de posición global, además de un sistema que avisa a otros en caso de necesitar asistencia o en caso de emergencia. También cuenta con una balsa con fondo de fibra,  con dos cámaras de flotabilidad, una cubierta de aluminio con protección contra la hipotermia, y energía eléctrica suministrada por un panel solar.

Para este viaje en jet ski, el numero 31 que  realiza, Marichalar navegará de pie durante unas 14 horas al día en solitario.

Recorrerá un total de 1,642 millas náuticas. Partió de  San Juan y hará parada en Punta Cana en la República Dominicana, luego irá a Turk & Caicos,a Nassau en Bahamas, y luego  llegará  a San Agustín, Florida.

Su equipaje es liviano: mucha agua, gasolina, y barras de energía.

Este navegante y deportista español contó que su viaje es riesgoso y siente temor por lo que se podrá enfrentar.  “Sí, es un poco riesgoso pero  lo que  hay que hacer es intentar el desafío”, dijo. “Tengo miedo porque conozco el mar, y nunca se puede saber lo que hay. Sé a lo que me enfrento, pero un viaje solo tiene su magia”, expuso.

Para este hombre, quien posee una compañía de inmobiliaria y de reciclaje de teléfonos móviles, sus mayor retos en los viajes son las condiciones del clima, del océano,  especialmente las altas olas que lo han hecho caer de su moto acuática en muchos otros viajes, por lo menos una o dos veces por hora. Y lo  arriesgado es que Marichalar no  viaja con salvavidas para tener mayor agilidad y rapidez a la hora de nadar para recuperar el jetski.

Eso sí, para poder aguantar tantos días de viaje Marichalar bebe durante la travesía  cinco litros de agua potable diariamente y  medio litro de agua salada para la recuperación, además  consume barras de energía. Según su amigo Rigau, este navegante pierde seis libras diarias durante sus travesía por el esfuerzo físico que tiene que hacer.

De hecho, cuando el cansancio lo combate, Marichalar sostuvo que toma un período de descanso  sobre su jetski o la balsa,  o duerme en  algún lugar en el destino que visita, o en alguna embarcación que lo escolta en apoyo.  Por ejemplo, durante esta noche tiene planificado pernoctar en Aguadilla para luego  continuar su travesía hacia la República Dominica.

Este hombre, quien no tiene hijos, reconoció que su familia, especialmente su esposa, cuyo nombre no ofreció, está preocupada por su aventura pero tiene su apoyo pues a ella le encanta también el mar.

     


💬Ver 0 comentarios