Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Las Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico inician hoy con la evaluación de la materia de matemática y con padres que piden no someter a niños de educación especial a este proceso.

Unos 248,068 alumnos estarían contestando dichas pruebas, las cuales se extenderán hasta el jueves próximo, informó Zaima Negrón, oficial de prensa del Departamento de Educación (DE).

Sin embargo, las pruebas no son del agrado de todos los maestros y padres. Ayer, un grupo de padres de niños de educación especial, identificados como miembros de la 'Mesa de Trabajo de Padres y Madres de Educación Especial', pidió a sus pares que no lleven a los hijos clasificados con impedimentos cognitivos significativos a tomar estas pruebas por entender que no están adaptadas a sus conocimientos.

Linda Ramos, una de la portavoces, informó que el DE no cumplió con someter al Educación federal la definición de impedimento cognitivo significativo, necesaria para identificar cuántos estudiantes con esa categoría estarían exentos de tomar las Pruebas Puertorriqueñas.

Explicó que esa situación provoca que estudiantes con impedimentos cognitivos significativos tengan que tomar dichas pruebas basado en su edad cronológica, lo que anticipa un resultado de bajo aprovechamiento académico.

“Se ha interpretado erróneamente que los estudiantes cognitivos significativos tienen que ser sometidos a las pruebas de acuerdo a su edad aun cuando se sabe que no dominará la forma en que se les está evaluando”, dijo Maritza Rivera, una de las madres.

Otros que hicieron un llamado a los padres para que no envíen a los estudiantes a tomar las pruebas fue el 'Comité de Madres y Padres en Defensa de la Escuela Pública Puertorriqueña'.

“Como madres y padres preocupados por la educación de nuestras hijas e hijos no podemos quedarnos sin hacer nada. Estas pruebas no miden aprovechamiento, no responden a la realidad social y pedagógica de nuestros estudiantes”, recién expresó Juan A. Toledo, portavoz del grupo.

“Las pruebas puertorriqueñas son un engaño y son el instrumento que están utilizando para privatizar nuestro sistema de enseñanza público. Hacemos un llamado para que las madres y padres hagamos un boicot a estas pruebas y no autoricemos a nuestros hijos a tomarlas”, dijo.

Mientras, la líder magisterial Emilio Nieves, del grupo UNETE, dijo que volver a dar las pruebas sin evaluar los problemas que estas traen es un "engaño". "Aquí no se han atendido las deficiencias que tienen estas pruebas”, insistió.

Explicó que la prueba que toman los alumnos de undécimo grado mide biología, química, cíencias ambientales y física, cuando en ese grado han tomado solo dos ciencias, la mayoría de ellos, ciencias ambientales y física. “Ya de entrada el 50% de la prueba no la van a poder aprobar”, apuntó.

Nieves dijo que deja en los padres la decisión de tomar o no las pruebas, pero que se trata de un sistema destinado “al fracaso de las escuelas públicas y abrir las puertas a la privatización”


💬Ver 0 comentarios