José Carrión, presidente de la Junta de Supervisión Fiscal. (horizontal-x3)
José Carrión, presidente de la Junta de Supervisión Fiscal. (Archivo / GFR Media)

Aunque se expresó triste y preocupado por la situación de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que permanece en huelga, el presidente de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), José Carrión, advirtió que el centro docente “tarde o temprano tendrá que rendir un plan fiscal” y que el recorte de $450 millones a su presupuesto “no es negociable”.

Carrión fue el orador principal en el evento Expo Cumbre que el Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico celebra hoy en su sede.

“A mí y a todos los integrantes de la JSF nos preocupa y entristece lo que está pasando en la UPR”, aseguró Carrión, quien, además, reconoció “lo importante que es la UPR para nuestro pueblo”.

“No obstante, la UPR es una dependencia pública y una instrumentalidad cubierta bajo la ley PROMESA”, abundó durante la sesión de preguntas y respuestas, en la que una mujer, que se identificó como madre de un universitario, le cuestionó directamente "quién va a resolver" el impasse de la UPR.

“Tarde o temprano tendrán que rendir un plan fiscal, y ese plan fiscal trazará el futuro de la UPR”, respondió.  

Sobre el cierre de la institución universitaria por la huelga, Carrión expresó su inquietud por el “desafío a la orden del tribunal”, y manifestó sentirse identificado con “la mayoría” del cuerpo estudiantil que quisiera continuar estudiando y graduarse.

Sin embargo, en un aparte posterior con la prensa, dejó claro que “no es negociable” el recorte de $450 millones que establece el plan fiscal para la asignación que recibe la UPR, como tampoco lo es el resto del documento, a excepción de la cifra de $800 millones para servicio a la deuda, que queda en manos del tribunal a raíz de la activación del Título III.


💬Ver 0 comentarios