(horizontal-x3)
La superintendente de la Policía, Michelle Hernández de Frayle. (Jorge Ramirez Portela)

La superintendente de la Policía, Michelle Hernández de Fraley, respondió que no a la solicitud que le hizo la presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico, Nivia Fernández Hernández, de que la Uniformada reabriera los portones del recinto de Río Piedras.

"La Policía de Puerto Rico no es parte en el pleito judicial contra la UPR y la política pública del gobernador es respetar la autonomía universitaria", lee parte de un correo electrónico enviado por Hernández de Fraley a Fernández.

El recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico permanece cerrado desde el 28 de marzo debido a la huelga que los estudiantes lanzaron en contra de los recortes hacia la institución propuestos por la Junta de Supervisión Fiscal. 

"En ese sentido, son los organismos universitarios los que tienen que propiciar el diálogo en la comunidad universitaria para dirimir sus diferencias y lograr la reapertura de la universidad", concluye el mensaje enviado por la jefa de la Policía.

La situación en este campus de la UPR se ha salido de las manos. Pese a que el tribunal ordenó que el recinto debía de reabrir sus puertas y los alumnos deberían de regresar a clases, los estudiantes en huelga no han cedido y siguen custodiando los accesos. 

Por esta negativa, la UPR tuvo que pagar una multa de $5,000. El tribunal también le ordenó que añadirán $1,000 diarios a esa multa, incluyendo sábados y domingos, mientras la institución incumpla con ese mandato.

Incluso las sanciones salpicarían hasta a la presidenta interina: podría ir hasta seis meses a la cárcel por incumplir lo dictado por las autoridades judiciales. 

La decisión del tribunal ocurre después de la demanda interpuesta por cinco estudiantes, en la que piden el libre acceso a la institución y la reanudación de sus labores. 

Este mismo jueves, Carmen Rivera Vega, quien se desempeñaba como rectora interina, renunció a su cargo. 


💬Ver 0 comentarios