juan dalmau (horizontal-x3)
Juan Dalmau opinó que esta acción del gobierno responde a su interés de satisfacer los reclamos de los bonistas y de la Junta de Supervisión Fiscal. (Archivo GFR Media)

Los legisladores del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez Lebrón y Juan Dalmau Ramírez, tronaron hoy contra el recién anunciado cierre de 179 escuelas públicas del País y anunciaron que armarán un frente común entre sus 74 legisladores municipales para visitar las comunidades afectadas y buscar alternativas para evitar sus cierres.

“Consulta no ha habido”, reiteró Dalmau, quien opinó que esta acción del gobierno responde a su interés de satisfacer los reclamos de los bonistas y de la Junta de Supervisión Fiscal.

El senador subrayó que el cierre de escuelas no debe ser considerado meramente como un criterio numérico y advirtió que conducirá a la privatización del sistema de instrucción pública.

Dalmau llamó la atención a que un movimiento similar ocurrió en la década de 1990 con la creación de la Reforma de Salud, cuando se vendieron facilidades hospitalarias en un giro hacia la privatización.

Por su parte, Márquez advirtió que hay muchas ramificaciones del cierre escolar que no han sido tomadas en cuenta, como el impacto que tendrán sobre el área de educación especial, por ejemplo.

Además, informó que en una reciente vista pública de otra medida legislativa trascendió que el Departamento de Educación aún sigue pagando los servicios de luz y agua de un número indeterminado de escuelas públicas que ya han sido cerradas.

Márquez también lamentó que el cierre de escuelas y el junte de varias matrículas de estudiantes en un plantel provocará hacinamiento de estudiantes.

Ambos legisladores también advirtieron los efectos que podría tener la Ley 26 (Ley de Cumplimiento con el Plan Fiscal) sobre los empleados municipales en cuanto al recorte o limitación de beneficios, como al plan médico, días de vacaciones y enfermedad, bono de Navidad y acuerdos ya estipulados en sus convenios colectivos.

Por ello, anunciaron que radicarán próximamente una resolución investigativa para analizar el alcance de este estatuto y sus ramificaciones en cuanto al posible detrimento de la clase trabajadora del País.

Protestas por el cierre de escuelas

Por su parte, la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR) indicó que varias comunidades escolares amenazadas por el cierre de sus planteles realizarán protestas mañana lunes, 8 de mayo para exigir al Departamento de Educación que revoque su determinación.

Mercedes Martínez, presidenta de la FMPR, aseguró que ese sindicato estará con los padres, madres, estudiantes y maestros oponiéndose a los cierres.

"Las madres y padres de la Escuela John F. Kennedy en Levittown, Toa Baja tomaron la determinación de paralizar las clases a partir de este lunes hasta que el Departamento de Educación garantice que la escuela de sus niños no será cerrada. Van a manifestarse frente a los portones desde las 8:00 a.m. y la Federación de Maestros estará con ellos", señaló Martínez.

Asimismo, los padres de la escuela Josefina Barceló de Bayamón van a paralizar el plantel y los de la escuela Rafael Martínez Nadal de ese mismo municipio realizarán una manifestación frente a la escuela a las 7:00 a.m.

"Las comunidades están coordinando entre ellas para ejercer presión y lograr salvar sus escuelas de estos inmerecidos cierres. Los padres y madres rechazan que se trate a sus niños como números y que se pretenda solventar la crisis del país a costa de la educación y el futuro de sus hijos e hijas", añadió la portavoz magisterial.

Martínez catalogó de absurda la amenaza de cierre contra la escuela Pedro López Canino de Dorado, ya que dicho plantel atiende cuatro salones de educación equipados y en la escuela donde se les pretende enviar no tienen facilidades disponibles para recibir a esta población estudiantil.


💬Ver 0 comentarios