Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Según el alcalde de Ceiba, Ángelo Cruz, la Junta de Desarrollo de Roosevelt Roads no le había dado permiso a MER Group de hacer una rampa más grande de la que ubica en el lugar. (Gerald López Cepero)

La zona de la Bahía Honda, en Ceiba, cercana al área recreativa El Columpio, fue amenazada recientemente por un derrame de aceite de una barcaza en uno de los muelles de la antigua base naval Roosevelt Roads.

El evento ocurrió el domingo cerca del atardecer, cuando el barco de carga “Lone Star” se hundió, provocando un derrame de aceite que aparentemente logró ser contenido luego de que un navegante se percatara de una mancha negra en el agua y alertara a la Guardia Costanera.

“Rápido (que nos llamaron) enviamos a un personal especial en contaminación”, dijo Ricardo Castrodad, portavoz de la Guardia Costanera.

Desde entonces, personal de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), la Oficina Municipal para el Manejo de Emergencias de Ceiba y la Guardia Costanera han estado supervisando las labores que empleados de la compañía Marine Environmental Remediation Group (MER) han estado realizando junto a trabajadores de la compañía Clean Harbors Environmental Services.

Según pudo observar El Nuevo Día, tanto en el área donde se hundió la barcaza como en un perímetro extendido alrededor de gran parte del muelle se colocó una doble barrera de contención flotante con unos flotadores diseñados para absorver aceite. Además, con un equipo especializado en atrapar aceite derramado se está aspirando agua de mar del área contaminada, donde aún se divisan algunas pequeñas manchas negras flotando en el agua.

De acuerdo con Lawrence J. Kahn, consejero general de MER Group, al día de hoy ya se habían recolectado unos 1,750 galones de agua. Posteriormente, una máquina medirá exactamente cuanto aceite ha sido atrapado a través de este método.

Según explicó Kahn, la “Lone Star” había llegado al muelle ceibeño entre finales de noviembre y principios de diciembre del año pasado, procedente de Cameron, Louisiana, para ser decomisada por esta empresa dedicada a desarmar barcos de carga para propósitos de reciclaje.

“Ya el “Lone Star” estaba en las últimas etapas del proceso de demolición”, aseguró Kahn sobre la barcaza de unos 280 pies de eslora que fue ubicada en los predios que cobijan las operaciones de MER Group en Puerto Rico desde hace aproximadamente un año, uno de los muelles de la antigua base naval Roosevelt Roads, en Ceiba.

Kahn recalcó que al momento del incidente no había personal en la barcaza, por lo cual no se reportaron accidentes entre empleados de la empresa.

Se espera que las labores de limpieza del área culminen en uno o dos días. Posteriormente, comenzarán los trabajos para remover la barcaza del fondo del mar, donde se encuentra. Para eso, MER Group se encuentra consultando con su compañía de seguros, Safe Harbor Insurance Company, para escoger cual de cinco alternativas usarán. Hay la posibilidad, según trascendió, que se tenga que traer equipo fuera del País para poder realizar estas labores.

“El martes dimos un recorrido por el mangle (cercano a la Bahía Honda) y no hemos visto ni manchas (de aceite) ni olor (a aceite)”, aseguró Luis Rodríguez, especialista en emergencias ambientales de la JCA.

Según el experto, el derrame parece estar contenido en el área donde se ubicaron los flotadores que absorven el aceite. Aunque Rodríguez comentó que en la zona impactada no hay “maleza marina”, sí se han avistado delfines y en una ocasión hace varios años, manatíes.

“De (la compañía MER Group) no haber actuado (en la limpieza ambiental del área impactada) la Junta (de Calidad Ambiental) hubiese establecido un proceso administrativo que pudiera incluir multas de hasta $25,000 por violación (ambiental) por día y si hubiesen persistido pues (multas) de $50,000 por día por violación (ambiental), además de que hubiesen tenido que pagar por los costos de la limpieza (ambiental) que hubiese tenido que hacer el gobierno”, sostuvo.

Aunque Rodríguez comentó que todo parece tratarse de un “accidente”, recalcó que la situación está siendo investigada. De forma paralela, MER Group y su compañía aseguradora también están realizando investigaciones independientes, según se informó.

Además, a MER Group se le concedieron cinco días para rendir un informe sobre lo ocurrido y las acciones remediativas tomadas, incluyendo donde en Puerto Rico dispondrían del aceite recuperado.

Se espera que la tarea de remoción de la barcaza tarde uno o dos meses, según informó Kahn, quien indicó que la empresa tuvo que cesantear a unos 300 empleados en enero de este año luego de que el término del contrato fuera disminuido por el gobierno. Su intención, dijo, es poder invertir otros $15 millones en la operación local de la empresa si el contrato es extendido.

Según el alcalde de Ceiba, Ángelo Cruz, la Junta de Desarrollo de Roosevelt Roads no le había dado permiso a MER Group de hacer una rampa más grande de la que ubica en el lugar, ni de mudar sus operaciones al área de zona industrial de la antigua base naval Roosevelt Roads, donde aseguró que la compañía estaría empleando a unas 4,000 personas.

“Ya todo (el aceite derramado) está en orden. Solo estamos supervisando las labores”, aseguró, por su parte, Jesús Martes, director de la Oficina Municipal para el Manejo de Emergencias de Ceiba.


💬Ver 0 comentarios