Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La Laguna San José está llena de vida y de ella dependen para su subsistencia decenas de especies de peces y aves, dijo ayer Javier Laureano, director ejecutivo del Programa del Estuario de la Bahía de San Juan.

“Ese ecosistema está vivo y hay que conservarlo”, destacó Laureano, quien dijo que en el pasado se lanzó basura en la Laguna San José y en otras áreas del estuario de San Juan, que fueron rellenadas con desechos.

Laureano rechazó informaciones recientes de que la laguna es un lugar casi carente de vida y expresó preocupación de que esa percepción errónea propicie acciones que dañen el ecosistema de ese cuerpo de agua.

Indicó que las expresiones de que el lugar es “peor que un desierto”, donde “no hay nada vivo, sólo bacterias”, es un error de interpretación de un estudio reciente.

Laureano dijo que las lagunas San José y Los Corozos fueron dragadas en las décadas de 1950 y 1960 para obtener relleno, que se usó para estabilizar el lugar donde se construyeron los condominios Laguna Gardens y el residencial Las Margaritas.

Indicó que por esa razón hay unos agujeros o depresiones artificiales de hasta 35 pies en la Laguna San José, donde no hay vida porque no llega luz ni oxígeno.

Explicó que la profundidad original de ambas lagunas era de entre seis y ocho pies. “El 17% de las lagunas San José y Los Corozos fue dragado y es allí donde están las depresiones artificiales”, dijo Laureano.

Como ejemplo de vida apuntó a los islotes/mogotes rodeados por agua, Guachinanga y Guachinanguita, “donde anidan aves y existe flora única en el planeta. La Laguna sirve de pesca y liberación del sábalo y aún provee un espacio vital para viajes de ecoturismo promovidos en el área por el Programa del Estuario desde 1992 y donde precisamente observamos y documentamos junto a los visitantes la vida que en ella circula”.

“Aunque está localizada dentro de una cuenca altamente urbanizada, esta laguna es muy diversa y cumple una función clave en el ecosistema.  El Programa del Estuario de la Bahía de San Juan documentó allí sobre 14 especies de peces incluyendo especies de importancia deportiva como el sábalo y más de 40 especies de aves”, destacó Laureano.

Dijo que en el fondo del cuerpo de agua hay camarones, cocolías y mejillones.


💬Ver 0 comentarios