Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El estudiante Ibrahim García González está bien, aunque en espera de que le tomen radiografía en la Sala de Emergencias del Centro Médico de Río Piedras, luego de protagonizar un altercado esta mañana con oficiales de seguridad del recinto riopedrense de la Universidad de Puerto Rico. 

Efraín García García, padre del joven de 26 años, señaló que los médicos le han dicho que, al parecer, no hay huesos fracturados ni rotos. En tanto, Lucía Mateo, compañera de García González, explicó que éste recibió macanazos en las costillas y las piernas y un pisotón en uno de los dedos pulgares del pie. También tiene laceraciones en las muñecas, a causa de las esposas que le colocaron los guardias universitarios.

El estudiante fue transportado al Centro Médico en ambulancia, tras ser evaluado en la oficina de Servicios Médicos del Recinto de Río Piedras.

El síndico estudiantil electo, René Vargas, explicó que el joven, a quien inicialmente se le identificó únicamente como “Delegado Cero”, recibió golpes en las costillas y en las piernas durante la confrontación con los oficiales de seguridad en el edifico Carmen Rivera Alvarado (CRA), de la Facultad de Ciencias Sociales.

Aunque lucía bien, cuando lo transportaron en camilla hacia la ambulancia que lo sacaría del recinto, El Nuevo Día pudo observar que tenía golpes en las piernas y una mano hinchada.

Pese a este incidente, las manifestaciones continúan en la primera institución universitaria del país.

A eso de las 1:30 p.m., estudiantes de la Facultad de Humanidades comenzaron su “pintata” en la plaza Antonia Martínez. La actividad consistía en pintar los bancos de la actividad con mensajes de protesta e imágenes artísticas.

Al lugar se movilizaron más 20 agentes de la guardia universitaria para intentar detener a los estudiantes. Pero, hasta el momento, un comité de diálogo intenta evitar confrontaciones entre las partes como las ocurridas durante la mañana.
Según ha trascendido, pintar los bancos es una violación al reglamento de la institución. Se considera una destrucción a la propiedad pública, por lo que se le pueden imponer sanciones al que lo violente.

No obstante, los estudiantes impugnan ese reglamento, ya que se alega lo aprobaron sin incorporar las recomendaciones de la comunidad universitaria.

Agresión fue en Ciencias Sociales

Por otro lado, García González participaba junto a otros universitarios en la toma de la Facultad de Ciencias Sociales como parte de las manifestaciones que llevan a cabo los universitarios en contra de las políticas del nuevo presidente José Ramón de la Torre. El incidente ocurrió a eso de las 7:30 a.m., cuando un grupo de universitarios permanecían sentados en una de las escaleras del CRA para impedir el acceso al tercer piso y guardias universitarios insistieron en intervenir con ellos.

Tras el careo, García González fue detenido y el portavoz del Comité de Acción de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales (CAESC) Waldemiro Vélez se amarró a él para que se lo llevaran también.

Tras negociar por varios minutos en la oficina del decano Carlos Severino, García González fue trasportado a Servicios Médicos.

Durante una breve conferencia de prensa frente a la oficina cuyas puertas permanecían cerradas con llave, Vargas explicó que dialogaban con la decana de Asuntos Estudiantiles, Mayra Charrios, para evitar que ocurran otros incidentes.
El líder estudiantil denunció que la administración no está cumpliendo con la política de no confrontación en las aulas universitarias.

Por su parte, el presidente De La Torre, en un comunicado de prensa, rechazó la posibilidad de una huelga y advirtió sobre los efectos adversos que tendría sobre la institución ese mecanismo de protesta.

De La Torre reiteró que manifestaciones como la de hoy podríana fectar la cantidad de estudiantes que se matricule para el próximo semestre.

“El diálogo no se ha cerrado, sigue abierto. La administración no se esconde, habla de frente, da cara y no refrenda la cultura del silencio y tampoco el caos”, agregó De La Torre en declaraciones escritas. Ni De La Torre, ni la rectora interina Ana Guadalupe han estado disponibles para responder preguntas de la prensa.

Sin embargo, miembros de la Junta Coordinadora de Seguridad del Recinto, integrada por administradores, profesores, estudiantes y empleados, denunciaron que el organismo no se ha podido constituir para evitar que ocurran disputas.

El presidente de la Junta, Hernán Lagares, dijo a El Nuevo Día que ni el Director de Seguridad, ni el Procurador Estudiantil, ni la Decana de Administración, quienes representana  la administración en la Junta, han asumido su posición. “Ningún miembro de la administración ha llegado”, denunció.


💬Ver 0 comentarios